San Pedro Sula, Honduras.

Menores de 13, 14 y 16 años fueron rescatadas ayer de una casa en la colonia Las Flores, de Cofradía, donde según las autoridades de la Dirección Policial de Investigación (DPI) eran prostituidas.

Las investigaciones de los detectives se derivaron de denuncias de personas que a diario observaban que las niñas recibían hombres en la casa y eran llevadas a otras zonas en vehículos, sobre todo por las noches.

Ayer, varios equipos de la DPI realizaron un allanamiento en una pequeña casa donde encontraron a las menores que supuestamente eran dirigidas por otra de 17 años.

Dentro de la casa, los agentes encontraron videos pornográficos y televisores en cuatro cuartos donde presumen atendían a los hombres que llegaban a buscar los servicios de las jovencitas.Mientras los agentes hacían las diligencias, una madre lloraba frente a la casa señalando que su hija de 14 años estaba en el lugar.

La mujer dijo que su niña ya no le hacía caso, estaba rebelde y que por más que querían tenerla en la casa siempre buscaba a sus amigas con quienes convivía.

En la vivienda también fue encontrada la joven Jeny Lisseth Calles, quien supuestamente prestaba los servicios sexuales.

Foto: La Prensa

La DPI encontró a las niñas en la casa y a una joven de 17 años que supuestamente era la encargada
Fiscalía

También fue detenido para investigación Óscar Antonio Cedillo, quien dijo ser el dueño de la casa en que fueron encontradas las menores de edad.

El inspector Ebraín Maldonado indicó que una de la niñas menores de edad era buscada por sus padres, pues estaba desaparecida.

Las tres menores de edad rescatadas fueron enviadas a la Fiscalía Especial de Protección a la Niñez, que las remitirá a un centro de menores, pues son vulnerables.

Además, la DPI informó que la joven de 17 años podría ser acusada, ya que supuestamente era la encargada de prostituir a las menores de edad y a la otra de 18 años.

Foto: La Prensa

Las autoridades en las cercanías de la vivienda.
Los investigadores esperan que las declaraciones de testigos de que las niñas eran prostituidas sirvan para el proceso acusatorio en contra de los responsables.

Asimismo, tienen denuncias de que la casa de prostitución funcionaba desde hace varios meses, y que habían ingresado personas vecinas que llegaban a pie y en carros.

Anoche, algunos familiares de las menores pedían llevárselas a sus casas, pero los investigadores les manifestaron que tenían que seguir el procedimiento legal por las condiciones en la que la niñas fueron encontradas.

Otros parientes expresaron que estaban de acuerdo con lo que había sucedido, “pues ya no hacían caso y por las malas compañías se habían dedicado a vender sus cuerpos”.

Hoy se conocerá si el Ministerio Público presenta requerimientos fiscales.