San Pedro Sula, Honduras.

Por las infracciones penales de asesinato y asociación ilícita fueron enviados ocho menores al juzgado, así como dos mayores de edad capturados luego de que le quitaran la vida a un hombre a golpes con un bloque de cemento.

Los menores, entre ellos una niña de 12 años, comparecieron ayer ante el Juzgado de la Niñez, de donde se remitirá al Centro Pedagógico El Carmen.

Javier Eduardo Sarmiento Rodríguez (20) y Elías Enoc Ruíz Cantarero (18) fueron enviados por el juez de lo penal al presidio y comparecerán nuevamente a la audiencia inicial para enfrentar las pruebas con las que cuenta la Fiscalía.

Los acusados fueron detenidos la tarde del miércoles 31 de agosto en una “casa loca” en la colonia Suyapa de Chamelecón, en la que los policías los encontraron con el cadáver del ayudante de rapidito.

Los sospechosos habían torturado a la víctima, amarrados con cabuyas y luego lo golpearon con bloques en su cabeza hasta dejarlo sin vida.

La Policía investiga si los miembros de la pandilla 18 también participaron en el crimen del conductor de taxi Óscar Alberto Chávez Galeas (42), quien fue asesinado en el bulevar del sur.

En esa escena encontraron varios casquillos de diferentes calibres que serán cotejados con un fusil AR-15 que les decomisaron a los pandilleros en la “casa loca” en la que se refugiaron, según las autoridades, después de cometer el crimen del taxista.

Una llamada al 911 alertó a los miembros de la Policía Nacional de Chamelecón, quienes comenzaron a dar persecución a los sujetos hasta ubicarlos dentro de la casa desde la cual dispararon contra los uniformados, pero luego se rindieron y los apresaron a todos.