Mexicanos eran hombres asesinados en bulevar de San Pedro Sula

La Policía informó que el consulado azteca solicitó la entrega de los cuerpos de Juan Rivera y su hijo Luis Adolfo Rivera.

A Juan Rivera y a su hijo Luis Rivera los mataron cuando hacían el alto en el semáforo de la entrada a la colonia Los Alamos.
A Juan Rivera y a su hijo Luis Rivera los mataron cuando hacían el alto en el semáforo de la entrada a la colonia Los Alamos.

San Pedro Sula.

Las autoridades policiales confirmaron que el padre y el hijo que ultimaron en el bulevar del norte el miércoles eran mexicanos.

Fuentes investigativas ligadas al caso indicaron que el viernes el consulado de México envió a la dirección regional de Medicina Forense una solicitud para que les entreguen los cuerpos de Juan Carlos Rivera Guerra y su hijo Luis Adolfo Rivera Fuentes para repatriarlos a ese país.

Entre los documentos encontrados a las dos víctimas el día que reconocieron sus cadáveres estaban sus cédulas de identidad.

Ese mismo día las autoridades policiales investigaron en la base de datos del Registro Nacional de las Personas y confirmaron que los documentos presentaban inconsistencias, por lo que se inició la investigación para verificar su veracidad y se confirmó que los papeles eran falsos.

La Policía también informó que están investigando los documentos que portaban las otras dos personas que andaban con los asesinados. En el hecho resultaron heridos Héctor Orlando Polanco Flores y Darvin Josué Ruiz.

En el caso de los mexicanos las autoridades forenses están a la espera que sus familiares acrediten su nacionalidad e identidad con pruebas científicas y documentales para que entregarles los cadáveres.

Crimen de colombiano

También investigan si el asesinato de los mexicanos está vinculada al crimen de un colombiano que supuestamente era amigo de los Rivera. Juan Carlos Rivera Guerra y Luis Adolfo Rivera Fuentes fueron ultimados el miércoles por ocho individuos encapuchados y vestidos de policías en el bulevar del norte a la altura de la entrada a la colonia Los Alamos. Los Rivera fueron atacados cuando esperaban en su carro doble cabina que se pusiera la luz verde del semáforo instalado en ese lugar.

Los homicidas se bajaron de tres vehículos armados con fusiles R-15. Los encapuchados abrieron fuego contra los Rivera y sus acompañantes.

Juan Carlos Rivera y su hijo Luis Adolfo, ya heridos, salieron del carro disparando las pistolas que portaban y quisieron huir, pero siempre los mataron.

Al padre y al hijo, los encapuchados los siguieron sin dejar de disparar los fusiles hasta que los asesinaron.

Las autoridades policiales indicaron que por la dinámica del hecho, el objetivo de los homicidas eran Juan Carlos Guerra Rivera y su hijo Luis Adolfo.

Los Rivera andaban uniformados con un jean azul y una camisa azul celeste que tenía un monograma de una empresa de nombre Ganadera La Porcelana.

Las autoridades policiales indicaron que hasta ayer los cuerpos de las víctimas permanecían en la morgue de Medicina Forense de esta ciudad.