19/04/2024
10:46 AM

Policía Nacional interviene cárcel “El Pozo” en Ilama, Santa Bárbara

  • 23 mayo 2023 /

Los policías ingresaron a las 6.00 am directamente a los módulos, donde están recluidos miembros de la pandilla 18 y MS-13.

SANTA BÁRBARA, HONDURAS.

Un contingente de la Policía Nacional intervino en la mañana de este martes el centro penitenciario de Ilama, conocido como “El Pozo” en Santa Bárbara, zona noroccidental de Honduras.

Los policías ingresaron a las 6.00 am directamente a los módulos, donde están recluidos miembros de la pandilla Barrio 18 y Mara Salvatrucha (MS-13) en busca de armas con las que han protagonizado intensos tiroteos.

Pleito entre la MS y la 18 desata tiroteos en cárceles de Honduras

Los equipos se han distribuido para llegar a cada uno de los módulos y hacer los registros en cada una de las celdas.

“El Pozo” es el primer centro penal intervenido luego de que la doctora Julissa Villanueva, presidente de la comisión interventora de centro penales, anunciara fuertes medidas.

Un muerto y dos heridos deja otra reyerta en El Pozo

El plan de intervención contempla diez puntos, entre los que se destaca el desarme dentro de los centros penales.

Efectivos policiales ingresan esta mañana a la cárcel El Pozo, en Ilama, Santa Bárbara.

INTERVENCIÓN EN CENTROS PENALES

El pasado 9´de abril, la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, anunció una intervención “dura” de los centros penales del país luego de enfrentamientos simultáneos entre pandilleros registrados en cuatro cárceles y que dejaron varios muertos y heridos.

“Voy a poner mano dura y orden en las cárceles, hasta transformarlas en Centros Penales de rehabilitación, no en escuelas de crimen y tortura como lo que he heredado”, señaló la presidenta hondureña en ese entonces.

Castro designó a la viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva, para liderar el plan de intervención de los cárceles hondureñas tras los tiroteos ocurridos a principios de abril.

CRISIS EN CÁRCELES

En las cárceles de Honduras impera la sobrepoblación y el hacinamiento, la falta de instalaciones físicas adecuadas y seguras para el alojamiento de los reclusos, las condiciones de higiene y salubridad son deplorables.

El sistema penitenciario de Honduras, compuesto por unas 26 cárceles, alberga a 19,658 presos, cuando su capacidad máxima es de 8.000, y menos de la mitad de los reclusos han sido sentenciados, según cifras oficiales.

Un enorme contingente policial se desplazó hacia El Pozo para intervenir la prisión de “máxima” seguridad.