SAN PEDRO SULA

El Ministerio Público logró sentencia condenatoria para Wilmer Obdulio López Irías, José Víctor Mejía, Santos Soriano López y Rito Yánez Licona por la muerte de 360 reos en el incendio de la granja penal en Comayagua, ocurrido el 14 de febrero de 2012.

La audiencia de individualización de la pena será el 17 de julio en el Tribunal de Sentencia de Comayagua, en la que el Ministerio Público solicitará la pena mínima por el delito de homicidio, que suma por las 360 víctimas 1,800 años de cárcel para Wilmer Obdulio López Irías, exdirector del centro penal, y el encargado de las llaves, José Víctor Mejía.

En el caso de Rito Yánez Licona y Santos Soriano López fueron acusados por violación de los deberes de los funcionarios.

En 2017 se desarrolló el primer juicio, en el cual fueron absueltos los imputados, solamente fue sentenciado José Mejía por el delito de violación a los deberes de los funcionarios, por lo que la Fiscalía de Derechos Humanos presentó un recurso de casación contra el fallo, mismo que fue revocado por la Sala Penal de la Corte Suprema de justicia, que ordenó que se repitiera el juicio.

Suceso

El hecho estremeció al mundo y enlutó a cientos de familias hondureñas.

Casi todas las personas murieron quemadas por las llamas, y el resto por asfixia.

La fatalidad de la tragedia en Comayagua fue de tal magnitud que el cementerio principal del municipio hondureño fue insuficiente para poder enterrar a todas las personas que murieron durante el incendio.

Las 361 muertes en la granja penal de Comayagua son la peor tragedia carcelaria de los últimos 30 años en Latinoamérica y una de las peores del mundo.