07/12/2022
09:32 PM

Más noticias

Ola de violencia en Choloma deja otros tres hombres muertos

  • 01 junio 2019 / 10:06 AM /

Una de las víctimas fue ultimada en la López Arellano cuando se encontraba afuera de su vivienda. El otro hecho se reportó en la colonia García, donde mataron a un trabajador.

Choloma.

La ola de muertes violentas desatada en el sector de la López Arellano dejó ayer otras tres víctimas en diferentes hechos.

Uno de los sucesos ocurrió a eso de las 1:10 am del sábado en el pasaje 13 de Mayo del sector López Arellano, donde sujetos mataron a Edwin Josué Rodríguez Vargas (de 34 años).
Vargas trabajaba como soldador y fue atacado en el portón de su vivienda.

Los vecinos indicaron que escucharon disparos y luego vieron el cuerpo tirado.

Edwin Josué Rodríguez vestía una calzoneta, andaba sin camisa y en sandalias, por lo que creen que estaba en su casa cuando fue atacado.

A unas dos cuadras de ese lugar fue asesinado otro hombre identificado solo con el nombre de óscar, quien era conocido porque pasaba en las calles de la zona.

Según el informe de la Policía, los mismos hechores que asesinaron a Edwin Josué Rodríguez mataron al otro hombre en una de las calles del sector López Arellano.

Edwin Rodríguez fue asesinado en un pasaje cercano a la otra escena.
Afirman que en la zona donde ocurrieron los hechos predomina una banda denominada La Rumba, que casi a diario se enfrenta con integrantes de la Mara Salvatrucha por el pleito de territorio en la venta de drogas.

Otra de las muertes fue en la colonia García de Choloma donde sujetos le dispararon a uno de los pobladores. La víctima fue identificada como Jairo Alberto Izaguirre (de 23 años), quien estaba casado y era padre de un menor de dos años.

Izaguirre trabajaba en una empresa distribuidora de leche y ayer en horas de la madrugada cuando regresaba a su casa le dispararon.

El viernes 31 de mayo fueron asesinados en la colonia La Victoria del sector López Arellano Lester Javier Osorio (de 19), Fernando Martínez (de 15) y Deybi David García cuando jugaban fútbol en una cancha.

Los sicarios andaban en una camioneta y un pick up gris, pero no fueron capturados ni identificados por la Policía.

Tampoco las autoridades han dado a conocer por qué les quitaron la vida a los muchachos. Sus familiares indicaron que ellos no andaban en ventas de drogas ni en grupos de maras.