22/09/2022
01:09 AM

Más noticias

Matan a madre e hija cuando ingresaban a su vivienda en Tegucigalpa

Las víctimas fueron identificadas como Reina Juventina Hernández (44) y su hija Paola Sánchez (26).

Tegucigalpa, Honduras

Sicarios armados con fusiles AK-47 acribillaron a balazos a una madre y su hija la mañana de ayer en la colonia Ramón Villeda Morales, en el sur de la capital.

Las víctimas son Reyna Juventina Hernández (44) y Breysi Paola Hernández Sánchez (24).

Las infortunadas mujeres murieron al instante de varias balazos que les infirieron los malhechores. La Policía no conoce los móviles del doble crimen.

El paramédico Samuel Flores, de la Cruz Roja, informó que alrededor de las 11:25 am de ayer recibieron una llamada de auxilio informándoles de una balacera en contra de las dos mujeres y que una de ellas estaba con vida.

De inmediato se movilizaron en una ambulancia, pero al llegar confirmaron que ambas habían expirado.

Los cuerpos inertes quedaron al costado norte de una casa de madera habitada por doña Reyna Juventina y otros miembros de su familia.

'Aquí estás perra'

Una testigo declaró que madre e hija platicaban sentadas afuera de la vivienda y que de pronto llegaron los criminales en un turismo color gris y sin perder tiempo uno de ellos se bajó con un fusil en la mano.

Uno de los sicarios se dirigió a Breysi Paola y tras insultarla y decirle “aquí estás perra” abrió fuego contra ella y su madre.

Los autores materiales del doble crimen huyeron rápido.

La Policía montó operativos en las carreteras de la zona con el fin de capturar a los criminales, pero no lograron encontrarlos.

En la escena del crimen quedaron 17 casquillos de bala de fusil y un teléfono celular, supuestamente de uno de los victimarios.

Según relatos de dolientes, Reyna Juventina sostenía una relación sentimental con un recluso de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto que está acusado por el asesinato de una persona en Olancho.

Mientras tanto, Breysi Paola hacía marital con un muchacho que vive en la colonia Las Torres, pero tenían más de un mes de haberse separado.

El padre de Breysi Paola aceptó que su hija no andaba en buenos pasos y que ya a él le había advertido una persona que tuviera cuidado porque la muchacha lo podía meter en problemas por su mal comportamiento.

El doliente no descartó que el atentado criminal era dirigido a la muchacha y que los malhechores también terminaron con la vida de la madre para no dejar testigos.