01/12/2022
05:29 AM

Más noticias

Matan a dueño de cantina y a su amigo en Choloma

Hombres armados con fusiles irrumpieron en un negocio y ultimaron a Moisés Roberto Pineda Conde y Bayron Cecilio Hernández

Choloma, Cortés. El propietario de un expendio de bebidas alcohólicas y uno de sus amigos fueron acribillados ayer en la madrugada dentro del negocio ubicado en la colonia Valle de Sula, en la López Arellano, de este municipio.

Las víctimas fueron identificadas como Moisés Roberto Pineda Conde (27), mecánico de profesión que hace tres días había comenzado su negocio, y el ebanista Bayron Cecilio Hernández (17).

La información preliminar de las autoridades policiales es que los fallecidos estuvieron en el negocio varias horas el sábado por la noche.

Después cerraron el local, pero continuaron ingiriendo bebidas alcohólicas hasta alrededor de las 12:50 pm.

Los atacan con fusiles

Testigos indicaron a la Policía que al menos dos sujetos irrumpieron en el negocio alrededor de la 1:00 am, dispararon con fusiles contra las víctimas y luego escaparon corriendo.

Por la posición en que fueron hallados los cuerpos, agentes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) presumen que las víctimas intentaron escapar de los asesinos, pues el cadáver de Hernández quedó en el solar de la propiedad y el de Pineda Conde fue hallado dentro del negocio.

Familiares de Hernández que llegaron a la escena dijeron que el hoy occiso, por su amistad con el propietario del negocio, decidió ayudarlo en la apertura.

Los dolientes presumen que el ataque iba dirigido al propietario, pues aseguran que el hoy occiso no les había indicado haber tenido amenazas o enemigos.

Familiares del propietario del establecimiento explicaron que Pineda Conde con su esfuerzo había logrado empezar con el negocio, pues con la mecánica no le alcanzaba para sostener a su familia.

Antecedentes

Autoridades de la Policía del lugar indicaron que Pineda Conde había sido investigado por extorsión y venta de drogas y que el doble crimen podría estar relacionado con alguno de los dos antecedentes.

A pesar de la versión policial, dolientes aclararon que el fallecido no había sido detenido por los delitos de los que se le acusaba.

Autoridades del Ministerio Público, Medicina Forense y la DNIC llegaron a las 10:00 am de ayer a levantar los cadáveres.

En la escena, agentes de Inspecciones Oculares de la DNIC encontraron al menos cinco casquillos de bala de distintos calibres.

Peritos de Medicina Forense indicaron que ambas víctimas perecieron a causa de una laceración cerebral, ya que presentaban varias heridas en sus cráneos.

Vecinos de la zona se acercaron a la escena para observar el levantamiento e indicaron que en el lugar es común que se den enfrentamientos armados y que por temor a ser ultimados prefieren no denunciar los hechos.

Tras el levantamiento, los cadáveres fueron trasladados a la morgue de Medicina Forense de San Pedro Sula, de donde fueron retirados por sus familiares.