20/06/2024
12:04 AM

Indignación y tristeza por presunta muerte de Barrow

  • 10 julio 2013 /

Al referirse al caso del periodista, diferentes sectores dicen que violencia ya “sobrepasó todo límite”.

El tétrico hallazgo ayer de un cadáver desmembrado en Villanueva con fuertes indicios de ser el del periodista Aníbal Barrow, raptado hace 16 días, causó conmoción, tristeza e indignación en la sociedad hondureña.

Si se confirma que el cuerpo encontrado es de Barrow, este sería el comunicador número 29 que muere violentamente desde 2010 hasta la fecha, o sea durante el gobierno de Porfirio Lobo Sosa.

Los representantes de diferentes sectores indicaron que una de las cosas más preocupantes de la ola de violencia que afecta a toda la población es el alto grado de impunidad en el país, pues pocos crímenes son resueltos, por lo cual en la mayoría de casos los culpables no reciben castigo y eso incentiva, según ellos, que cometan más crímenes contra la población, que está indefensa ante los delincuentes. Miembros del Colegio de Periodistas, de la Iglesia Católica, de Derechos Humanos, de la Iglesia Evangélica, del sector privado y del Congreso Nacional hablaron con Diario LA PRENSA para expresar su preocupación por el alto índice de crímenes, que, consideran, prácticamente se ha salido del control de las autoridades.

Los entrevistados explicaron que todo asesinato es una tragedia y que los atentados contra periodistas pueden ser una táctica para limitar la libertad de expresión e intimidar a otros comunicadores.

Según el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), desde 2003 hasta la fecha han muerto violentamente 35 periodistas, el 80% de los cuales han fallecido durante el actual período de gobierno, que inició en enero de 2010.

Colegio de Periodistas: “El gremio periodístico del país vive en la zozobra”

Lisseth García, presidenta del Colegio de Periodistas en la zona noroccidental, lamentó que continúen cometiéndose crímenes contra comunicadores sin que las autoridades parezcan capaces de detenerlos.

“Es una angustia para los periodistas la impunidad en que van quedando estos crímenes contra comunicadores, pues el gremio periodístico del país vive en zozobra, incertidumbre y constante luto. Es realmente preocupante porque ya serían 29 las muertes de periodistas durante este Gobierno si se confirma el asesinato de Aníbal Barrow”, dijo García, quien les pidió a las autoridades que hagan justicia por todos los crímenes contra periodistas.

Congreso Nacional: “Los asesinatos de periodistas nos dejan sin voz”

José Azcona, diputado liberal del Congreso Nacional, aseguró que los asesinatos contra periodistas y atentados contra medios de comunicación son un claro ataque a la libertad de expresión.

“La muerte de toda persona es una tragedia, pero los crímenes contra comunicadores tienen un segundo efecto negativo, pues los asesinatos de periodistas nos dejan sin voz y la sociedad se va quedando sin su medio para denunciar sus problemas y defender la verdad y la información”.

Azcona hizo énfasis en lo grave que es la impunidad en que quedan los crímenes.

“Hay demasiados crímenes que quedan sin ningún castigo y esto no es más que una invitación para que se cometan más delitos”.

Iglesia Católica: “Siento que sí hay una campaña contra periodistas”: Emiliani

Monseñor Rómulo Emiliani consideró que las muertes violentas de comunicadores son un problema que las autoridades deben estudiar para determinar sus verdaderas causas.

“Siento que hay una campaña contra los periodistas. Esta es una situación de agresividad irracional, absurda y abominable que está matando a tantas personas todos los días. La cantidad de asesinatos es la de un país en guerra. Esto ya tiene a todos clamando al cielo por la paz porque es realmente vergonzoso y condenable en todos los sentidos”, dijo el prelado de la Iglesia Católica, que condenó la impunidad. “Aquí cualquiera mata a cualquiera por cualquier razón y poco a poco solo queda en el olvido”.

“Esto ya se salió de las manos de las autoridades”: Larach

Luis Larach, expresidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, declaró que se debe buscar la manera de frenar la violencia en el país.

“Prácticamente ya no hay dudas de que se trata de Aníbal Barrow y enviamos nuestras condolencias a su familia. En cuanto a los crímenes, reprochamos la falta de acción de nuestros gobernantes para proteger a este gremio periodístico y a toda la ciudadanía porque la inseguridad ya sobrepasó todo límite. Sentimos que esto ya se salió de las manos de las autoridades”, declaró Larach. Añadió que la responsabilidad no es solo de los operadores de justicia, por lo que se deben buscar las verdaderas causas de tanta violencia.

Derechos Humanos: “Es un crimen abominable y de excesiva crueldad”

Ramón Custodio, comisionado nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), dijo que en Honduras “hay una violencia y quienes la cultivan buscan intimidarnos a los que aún estamos actuando en esta sociedad”.

Al referirse a las condiciones en que estaba el cadáver hallado en Villanueva, que supuestamente es del periodista Aníbal Barrow, expresó que es “un crimen abominable y de excesiva crueldad”.

Custodio declaró que no sabe si personas involucradas en narcotráfico están detrás de este tipo de acciones violentas.

“No sabría decirlo porque la forma de matar es una sola, la forma de mutilar un cuerpo es la misma y no es la primera vez que aparece un cuerpo mutilado en este país”.

Iglesia Evangélica: “No hay justicia y eso está provocando violencia”

El pastor evangélico Roy Santos, al hablar sobre el caso del periodista Aníbal Barrow, aseguró que la principal causa de que haya tantos crímenes es la impunidad en que quedan tantos delitos en Honduras.

“En nuestro país no hay justicia. Las leyes están en un papel porque tenemos fiscales, jueces, abogados, pero solo son figuras. No hay verdadera justicia y eso está provocando un desenlace de violencia, dolor, asaltos, muerte, desesperanza y frustración para muchos”.

Santos explicó que se debe iniciar un proceso para cambiar la violencia que azota al país.

“Hay que acercarnos a Dios. Esto no puede seguir así”.