Nueva York, Estados Unidos.

Shanice Young Ruiz (31), mujer garífuna- afroestadounidense, fue asesinada en horas de la madrugada del pasado domingo por su expareja cuando recién había salido de la celebración de un baby shower en Nueva York.

La información la dio a conocer a través de las redes sociales la abogada Naama Ávila, quien conoce de cerca a la familia de la víctima y es representante de la comunidad garífuna de Corozal.

A raíz de la alegría por la espera de su bebé, los parientes y amistades optaron por realizarle una fiesta, emoción que horas más tarde fue desvanecida de manera violenta.

La profesional del Derecho detalló que Shanice nació en Estados Unidos, pero es originaria de Honduras, de la comunidad garífuna de Río Tinto. Hija de una mujer garífuna, a quien cuidó hasta su muerte producto de una enfermedad terminal.

Shanice cuidó de su madre y también de sus hermanos menores, al mismo tiempo que como madre soltera cuidaba de sus dos hijas de 15 y 6 años.

Con apenas 31 años y toda una vida por delante, su expareja le disparó en la cabeza, apagando su vida de inmediato, al igual que la de su bebé. Esto sucedió enfrente de sus otras dos hijas y mientras trataba de impedir una pelea entre su exnovio y actual pareja en Harlem.

Originalmente el atacante había perseguido al novio actual de Young a través de un edificio en West 128th Street y Frederick Douglass Boulevard, en Manhattan, alrededor de la 1:00 am del domingo y luego le disparó en la cabeza, según informó el New York Post.

Shanice estaba a tan solo cinco días de conocer a su bebé y justo mientras trasladaba los regalos del restaurante donde celebró el baby shower para llevarlos a su apartamento, su exnovio llegó a confrontarla y a su actual pareja.

De un momento a otro miró que su exnovio y el actual comenzaron a pelear, en ese momento ella trató de detenerlos, según la Policía. Se cree que el sospechoso le apuntó después de que su novio se escapara, de acuerdo con relatos de testigos, familiares y videos.

Shanice había denunciado violencia doméstica, incluso existían tres órdenes de protección contra su exnovio desde la separación.

El supuesto pistolero de nombre Justin Soriano permanece prófugo. Las autoridades locales activaron operativos de búsqueda y pidieron a la población, en caso de mirarlo, denunciar rápidamente mediante las líneas telefónicas correspondientes para llevarlo a la justicia.