Más noticias

Honduras: La nostalgia invade Comayagua

La nostalgia invade a los comayagüenses tras despertar hoy y ver los escombros del Museo Colonial.

La nostalgia invade a los comayagüenses tras despertar hoy y ver los escombros del Museo Colonial. En horas de la mañana aún se sentía el vapor de las llamas que arrasaron anoche con gran parte de la historia de esta ciudad hondureña.

Los bomberos continuaron extinguiendo mientras que muchos ciudadanos buscaban piezas y documentos con el fin de rescatarlos. Del museo eclesiástico se estiman que se han recuperado el 90 por ciento de las joyas y piezas. Vecinos las tienen bajo custodia y tras su rescate ya han sido inventariadas.

Un corto circuito pudo haber sido el que originó el incendio.Elementos del cuerpo de bomberos de Tegucigalpa llegaron a levantar una investigación por lo que aun no se tiene un informe oficial ni una cifra exacta de a cuánto ascienden las pérdidas económicas aunque se estiaman que son millonarias.

Más: Página oficial de Comayagua

Los bomberos lograron rescatar sanos y salvos a sacerdotes y al obispo de Comayagua, Roberto Camilleri, quien explicó a los medios que el fuego cobró tan severa voracidad debido al viento y a las estructuras de madera de los techos de los viejos edificios.


Todavía en la mañana los apagafuegos seguían extinguiendo los pequeños incendios, pero aseguraron que la situación está controlada. Los ciudadanos de unas de las ciudades más importantes de Honduras por su turismo y riqueza siguen consternados por el incendio, ya que el siniestro dejó en cenizas su patrimonio cultural.

'A la medianoche habíamos controlado el 60% del fuego', aseguró el jefe de bomberos de la ciudad, Antonio Silva. 'Las llamas se propagaron rápidamente, a pesar que nuestros esfuerzos por controlarlas'.

Indicó que 'en las próximas horas daremos a conocer un informe completo sobre las causas del siniestro y las pérdidas materiales, luego que expertos evalúen el caso'.

Camilleri relató que el fuego destruyó el Museo Eclesiástico Colonial, la Capilla del Santísimo, la iglesia del Carmen y el Palacio Episcopal, donde se alojó hace más de dos siglos el Colegio Tridentino, que en 1775 se convirtió en la primera universidad de Honduras. 'El fuego cobró tan severa voracidad por el viento fuerte y las estructuras de madera de los techos de los viejos edificios', añadió.

Según el obispo, 'las pérdidas son incalculables pues el fuego arrasó con joyas religiosas históricas de oro y plata, lo mismo que con pinturas traídas por los españoles durante la conquista'.

En el museo había reliquias usadas por numerosos próceres hondureños, entre ellos las piezas militares del general Francisco Morazán, presidente de Centroamérica de 1830 a 1839. También fue presidente de Honduras de 1827 a 1830. Morazán intentó unir las cinco naciones centroamericanas.