01/10/2022
08:20 AM

Más noticias

Hombre que dio golpiza a su esposa seguirá en prisión

Melkis Joel Zúniga Uclés golpeó a su esposa en la vía pública sampedrana el 28 de octubre, desde entonces se sigue un proceso judicial en su contra.

San Pedro Sula, Honduras.

Melkis Joel Zúniga Uclés escuchó este jueves la lectura de la resolución de su caso en los tribunales de San Pedro Sula.

El hondureño, que golpeó a su esposa en plena vía pública sampedrana el 28 de octubre, quedará en prisión después del auto de formal procesamiento con la medida de prisión preventiva en su contra.

VIDEO: Hombre enfurecido golpea a su esposa en plena vía pública de San Pedro Sula

El miércoles la Fiscalía presentó videos y declaraciones de la víctima, su hijo y un trabajador contra el sospechoso de los delitos de violencia contra la mujer, lesiones y maltrato familiar agravado.

Las imágenes de Zúniga Uclés golpeando a su esposa junto al vehículo en que se transportaban, en el bulevar del Este de San Pedro Sula (salida a La Lima), se proliferaron en redes sociales causando indignación y desencadenando acciones policiales que dieron con su arresto minutos después.

En el caso se sobreseyó al sospechoso por el delito de violencia contra la mujer, quedando abiertas las demás causas contra el hombre. En tanto, su defensa la hará mientras permanece apresado en la ciudad del norte de Honduras.

ANTECEDENTE

Cuando Melkis Zúniga y su esposa, Nimsi Nohemí Martínez, una maestra de primaria, se trasladaban hacia Yoro, adonde residen, una discusión detonó en la manifestación de ira del esposo, quien detuvo la marcha del vehículo pick-up en que se conducían y procedió a golpear, a puño y patada, a la fémina.

Además: Por maltrato familiar agravad0 acusan a agricultor por golpiza a su esposa

Antes de golpearla, mientras los conductores observaban y uno de ellos grababa (crucial como prueba), la insultó diciéndole que era “una tonta, estúpida, que no servía para nada”.

Los gritos de auxilio de la mujer contrastaron con la arremetida del hombre, que tomó por la fuerza a su esposa del pelo y continuó golpeándola en el asiento del conductor. Después se marchó, dejando a Nimsi Martínez tirada con varias golpes en su cuerpo y rostro.

RELATO DE NIMSI MARTÍNEZ

“Ya declaré, no puedo ni recordar lo que pasó”, así se expresó Nimsi Nohemí Martínez López al salir de la audiencia donde su esposo enfrenta una acusación por haberla golpeado salvajemente.

A punto de llorar, Nimsi Nohemí solo pudo decir que estaba firme en su decisión de proceder legalmente contra su esposo, quien no es la primera vez que la agredía.

Durante la audiencia, la Fiscalía amplió el delito a lesiones agravadas, pues Nimsi Nohemí Martínez López no solo sufrió golpes y heridas en su cara y el cuello, sino que tiene una fisura en su cabeza, por lo que el dictamen del médico le indicó una incapacidad de 20 días.

Ella declaró ante el juez sobre la agresión que sufrió ese día, por la cual aún tiene que andar un collarín ortopédico y sufre psicológicamente, al grado que solo al recordar lo sucedido comienza a llorar.

Lea: “Ya declaré, no puedo ni recordar lo que pasó”: el relato de la maestra golpeada por su esposo

“El que grabó el video fue un ángel, esta situación viene sucediendo desde hace muchos años”, comentó una persona cercana a Nimsi Nohemí.

Durante la agresión a su mujer, el sujeto también golpeó a su hijo de 9 años, quien también declaró antes de la audiencia. Otro de los testigos presenciales fue un trabajador de la pareja, que al ver tirada a la mujer en el pavimento con temor intenta ayudarla a levantarse.

Él relató que la pareja tiene 26 años de casados y residen en Yoro con sus dos hijos. En la investigación que hizo la Fiscalía de la Mujer se conoció que Nimsi Martínez anteriormente recurrió a la Policía y los juzgados de Yoro en cuatro ocasiones.

Según se conoció, Nimsi Nohemí Martínez es una maestra, una mujer luchadora que ha logrado comprar con préstamos su casa y su carro, pero como esos bienes están a su nombre, su esposo Melkis Zúniga, cuando andaba ingerido de licor, siempre le reprochaba ese extremo.

Actualmente por orden del juzgado, Zúniga tenía prohibido estar cerca de su esposa por otros actos de violencia; pero la pareja seguía junta en su casa en Yoro.