29/06/2022
12:43 AM

Más noticias

Mandan a prisión a supuesto extorsionador en San Pedro Sula

El sujeto permanecerá en la cárcel denominada como La Tolva en Morocelí, El Paraíso.

San Pedro Sula, Honduras.

El Juzgado de Letras Penal en materia de extorsión, en audiencia inicial, decretó auto de formal procesamiento con prisión preventida contra un supuesto extorsionador detenido en la colonia Unión de San Pedro Sula a mediados de julio.

El detenido fue identificado como Manuel Antonio Pineda Sosa a quien se le considera responsable de los delitos de extorsión y portación ilegal de arma de fuego de uso comercial en perjuicio de un testigo protegido y el orden público del Estado de Honduras

'Con la incorporación de las actas del expediente investigativo, la vigilancia, el seguimiento, la captura, el registro personal, el decomiso, el álbum y reconocimiento fotográfico que constituyen en los indicios racionales mínimos que se suman a la naturaleza del delito (...) son argumentos que asume el Juez de Letras para asegurar la presencia del encausado en las siguientes etapas del proceso', detalla el informe judicial del caso.

LEA: En dos operativos FNAMP captura a presuntos extorsionadores

Pineda Sosa fue trasladado a la Penitenciaria Nacional de Máxima Seguridad conocida como La Tolva en Moroceli, El Paraíso.

La programación de la audiencia preliminar queda sujeta a la suspensión de la emergencia nacional.

Contexto del caso

Según el reporte de las autoridades, el martes 14 de julio del 2020 se presentó a las oficinas de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) una persona a quien se le brindó apoyo con la figura del testigo protegido que denunció que había estado recibiendo llamadas vía whatsApp de cinco números telefónicos celulares.

El testigo relató que una persona del sexo masculino que decía ser parte de Mara Salvatrucha MS-13 le solicitaba 50,000 lempiras y que tenía 10 días entregarlos amenanzándole y si cambiaba su número de teléfono o lo denunciaba acabaría con su vida y la de su familia.

Tras la denuncia, las autoridades conformaron un equipo de trabajo y desplazaron hasta la colonia La Unión, para comenzar un operativo de vigilancia para detectar al sujeto.

Fue cuando este visitó el negocio de la víctima para exigir el dinero que fue rastreado por las autoridades y finalmente requerido. Al momento de solicitarle sus documentos personales se le encontró una arma de fuego y un sobre blanco con 500 lempiras en cinco billetes de cien.