Tegucigalpa, Honduras.

La pastora de una iglesia evangélica de Tegucigalpa fue asesinada por delincuentes que la asaltaron a bordo de un taxi.

La víctima es Suny Betancourt Rivera (45), quien era la pastora del Ministerio Cristiano del Nuevo Pacto de la colonia Hato de Enmedio en Tegucigalpa.

La tarde del lunes, Betancourt abordó un taxi en la colonia Alameda y se dirigía al Hospital Escuela para llevar la palabra de Dios a los enfermos.

Según el relato de allegados de Suny, ella fue asaltada al interior del taxi cuando transitaban a inmediaciones de la colonia Alameda.

“Le dispararon en el abdomen y le quitaron las cosas, después la tiraron del taxi, pero personas que observaron el hecho la auxiliaron y la trasladaron al hospital, en donde la operaron, pero no resistió la operación porque dicen que la bala era explosiva”, relató una de sus conocidas que se identificó únicamente como Ana.

No merecía morir así, agregó, solo Dios sabe por qué la mataron así, porque era de las personas que no le temía a los delincuentes.

Según la mujer, que conoció a la pastora desde hace varios años, la religiosa ya había testimoniado anécdotas de otros intentos de asaltos de los cuales se salvó por comenzar a evangelizar a los ladrones.

“Pero esta vez no lo logró, fueron malvados al hacerle eso a una sierva de Dios”, condenó.