Más noticias

Conductor de rastra viajaba en la CA-5 “a una velocidad no prudente”

Atrapado en el amasijo de metal quedó el cuerpo de Héctor Antonio Flores al perder el dominio de la rastra cargada de bebidas que volcó y colisionó con otra, según informe de Tránsito.

TEGUCIGALPA. La carretera CA-5 se convirtió una vez más en el escenario de una tragedia.

Ayer por la mañana, una rastra que transportaba mil cajas de cervezas se volcó aparatosamente en el kilómetro 30, a inmediaciones de Zambrano, en donde el conductor perdió la vida al quedar atrapado en el amasijo de metal. Héctor Antonio Flores Alemán tenía 30 años y era originario y residente en El Progreso, Yoro.

Una persona que lo acompañaba y que no se dio a conocer la identidad resultó ilesa en el fatal accidente de tránsito.

El inspector David Hernández, jefe del Sistema de Investigación de Accidentes de Tránsito (Siat), dijo que preliminarmente “se puede establecer que el vehículo volcado viajaba a una velocidad no prudente”.

“El conductor pierde el dominio y control del mismo vehículo y vuelca en un cuarto de vuelta y comienza un proceso de arrastre de unos 60 metros y va a colisionar con otro vehículo que va delante de él, que es otra rastra”, detalló Hernández.

El pesado vehículo con placas AAU-2884 circulaba cargado de cervezas con procedencia de Nicaragua y con destino a San Pedro Sula. Flores Alemán salió la mañana de ayer de la aduana Las Manos, frontera con Nicaragua, y a pocos metros del parque Aurora se produjo la tragedia.

La rastra impactó en los predios de una estación gasolinera en donde afortunadamente solo había una empleada de una bomba con un motociclista que resultaron ilesos. Debido al fuerte impacto, el producto quedó esparcido en la orilla de la carretera, algunas personas aprovecharon y se llevaron las cajas.

Personal de Medicina Forense, Ministerio Público y Dirección Policial de Investigaciones (DPI) reconocieron y levantaron el cadáver del conductor.