25/06/2024
06:26 AM

Balacera deja dos muertos y un herido frente a clínica sampedrana

Un joven y un guarda de seguridad perecieron en el hecho violento ocurrido al mediodía.

Dos personas murieron y otra resultó herida en un tiroteo en las afueras de una clínica sampedrana, ubicada en el barrio Los Andes.

Marvin Reiniery Rivera Pagoada (28) y un guarda de seguridad identificado como José Francisco Callejas (45) fallecieron en el hecho.

Además resultó con heridas en una pierna Alfonso Rivera, padre del occiso Marvin Rivera.

El hecho sangriento se originó a las 11:30 am cuando padre e hijo dialogaban en la acera de la clínica, luego de hacer una visita a uno de sus parientes.

Hechos

Según versiones de uno de los familiares de Rivera, el guarda de seguridad se acercó adonde estaban Marvin y Alfonso, platicaron por unos minutos, ya que tenían hospitalizado a un familiar y estaban por llevárselo a su casa.

Instantes después aparecieron cuatro sujetos que les dijeron: “Este es un asalto”, padre e hijo estaban entregando sus pertenencias, cuando el guarda decidió correr. Al ver la acción, los malvivientes dispararon contra Marvin Rivera dejándolo muerto.

El vigilante, quien salió huyendo del lugar, fue alcanzado por las balas y rematado hasta dejarlo sin vida. Por la rapidez de los hechos, los homicidas no se percataron de que el papá del joven quedó herido.

A los sujetos los esperaba un carro, el cual abordaron y huyeron. En la escena del crimen se encontraron 27 casquillos de arma de fuego calibre nueve milímetros.

Los cuerpos quedaron a unos metros uno del otro. Los desafortunados estaban cerca de un automóvil negro propiedad de los clientes de la clínica.

Al momento del levantamiento, Medicina Forense informó que el cuerpo de Rivera presentaba tres impactos de bala en diferentes partes.

El vigilante recibió varias balazos, quedó boca arriba a la par de la puerta de emergencia del centro asistencial privado.

Los agentes policiales que llegaron al hecho comentaron que desconocen las características de los autores del tiroteo.

Otra versión

El comisario de policía Oswaldo Arita dijo que el guarda de seguridad no tenía su arma de reglamento con la cual daba resguardo en la clínica.

Agregó que no descartan que el móvil del hecho se debió a un asalto, ya que el celador no tenía su pistola al momento del levantamiento.

“No descartamos el robo, pero serán las investigaciones correspondientes que nos van a dar las relaciones del hecho”, manifestó el uniformado.

Informó que los homicidas se conducían a pie y al momento de cometer el crimen doblaron en la primera cuadra, pues abordaron un automóvil que los esperaba.

“No sabemos cómo andaban vestidos, algún carro tenía que estar esperándolos, patrullamos toda el área, pero no los encontramos”, afirmó.

El jefe policial del sector mencionó que no se pueden adelantar a los hechos y que no manejan muchos datos del doble crimen.

El equipo de Inspecciones Oculares de la Dirección Nacional de Investigación Criminal confirmaron que el celador no tenía su arma, tampoco dinero.

Expresaron que Marvin Rivera, el otro fallecido, solo portaba sus documentos, no le encontraron ninguna pertenencia.

Los agentes dijeron que por la posición de los cuerpos, Callejas retrocedió disparando contra los antisociales que acabaron con su vida y la del joven.