16/05/2024
09:48 PM

Ana Lucía era la alegría de la Víctor F. Ardón

  • 06 enero 2015 /

Autoridades reúnen las pruebas contra los dos principales sospechosos del abominable asesinato de la pequeña de 7 años.

Tegucigalpa, Honduras.

La alegría se apagó de golpe en el bloque Q de la colonia Víctor F. Ardón, en la capital.

Tras el vil asesinato de Ana Lucía Rodríguez Jiménez (7), ya nada volverá a ser igual. La pequeña era considerada por sus vecinos el alma de la colonia, ya que era muy risueña, cariñosa y respetuosa.

“Ella era muy especial. Pasaba jugando con los niños de aquí y con mis dos niñas. Ya nada será igual sin ella”, relató una de las vecinas, quien pidió el anonimato.

“Ana Lucía era una pequeña muy divertida e hiperactiva; siempre estaba haciendo algo, nunca descansaba y pedimos que se haga justicia. Su muerte no puede quedar impune”, dijo otra vecina.

Una de las actividades favoritas de la niña era salir por la noche con su padre a dar un paseo en bicicleta por toda la colonia. Para los vecinos va a ser difícil no verlos salir de su casa como cada noche, “ella siempre pasaba gritando y decía ‘ya vengo, voy con mi papi’”.

Con el rostro bañado en lágrimas, la mujer recalcó que Ana era amiga de los 12 niños que tenía por vecinos.

Para los conocidos de la niña es muy doloroso lo que le pasó porque aseguran que ella era la alegría del lugar; cuando no estaba en su casa se sentía su ausencia, pues se encargaba de reunir a los niños para jugar todos juntos. “Me duele porque se llevaba con mis hijas y a veces pienso que a una de ellas pudo haberle sucedido eso. A todos nos duele porque la queríamos mucho, así como a sus padres”, agregó. Debido a que siempre le gustaba estar rodeada por sus amiguitos, los padres de Ana Lucía estaban construyendo frente a la casa un pequeño parquecito, por lo que ya habían sembrado algunos árboles y en los próximos días le adicionarían un puente que iba a unir el muro perimetral con el lugar donde estaría el área para evitar que los niños tuvieran que cruzar la cuneta.

Foto: La Prensa

Los guardias de la colonia se mantienen alertas.
Consternación

Entre lágrimas, los vecinos recuerdan la tarde del domingo cuando la pequeña sacó a pasear a su perra y prácticamente fue raptada frente a su casa.

La madre de la niña encontró amarrada a la perrita de la raza basset hound cerca del poste del tendido eléctrico que está casi frente a la vivienda. El gorro rosado de la niña e

staba a menos de un metro de distancia. El dolor, la ira e impotencia se apodera de los vecinos al recordar que su vecino Alix Omar Cálix, alias Lica, es el principal sospechoso de abusar sexualmente de la niña y estrangularla.

Por el crimen contra la pequeña, las autoridades también detuvieron a Armando Josué Arias, alias Chele Camión. Ambos fueron enviados a prisión.

Autoridades del Ministerio Público informaron que reunirán todas las pruebas que vinculan a los detenidos con el crimen para aplicarles todo el peso de la ley.

Roberto Herrera Cáceres, comisionado nacional de Derechos Humanos, pidió “aplicar la ley con toda severidad al o los responsables de la muerte violenta de la pequeña”.

Foto: La Prensa

Vecinos se reúnen fuera de la casa de la familia.