TEGUCIGALPA

“El crimen contra mi esposa fue planificado, no fue un asalto, se la llevaron a un cuarto privado y le dispararon en la sien, la mató un profesional y fue una muerte sin sentido”, manifestó ayer el abogado Andrés Wilfredo Urtecho Jeamborde, esposo de la exdiputada Carolina Echeverría Haylock, asesinada la noche del pasado domingo.

Urtecho rompió el silencio y en una entrevista a Radio América contó con detalles y paso por paso cómo ocurrieron los hechos en el suceso donde casi pierde la vida producto del atentado.

Dijo que decidió hablar para desvirtuar varias hipótesis y pedir a las autoridades competentes que investiguen al tiempo que aseguró que tiene grabaciones de lo ocurrido.

El coronel retirado manifestó que los asesinos de su esposa llegaron vestidos de médicos porque sabían que en su hogar había gente contagiada con covid-19, “esa información solo la podría saber gente de la casa, donde estaban tres trabajadores, una sobrina, mi esposa, mi hijo y su esposa”.

Relató que le pidió a su esposa que saliera de la casa porque ella no estaba contagiada de covid, “pero ella no quiso abandonarme y se quedó para atender la casa. Ella abrió la puerta, se confió, la encañonaron a ella y a una enfermera, inmediatamente uno subió al área de habitaciones y desconozco cómo sabían eso”.

“Yo estaba viendo todo por la cámara, la llevaron al cuarto mío para que se escondiera y cerrara la puerta, cuando salgo al pasillo con la pistola en la mano les hice como once disparos, cuando iba a dispararle al individuo, el arma se me enconchó y en eso sube otro delincuente y tienen a mi esposa enfrente apuntándole a la cabeza, mi esposa volteó la cara hacia mí y en eso le dispararon en la sien izquierda”, relató el abogado.

Al preguntarle si era él, el objetivo de los pistoleros, respondió que no lo sabe y presume que ellos se molestaron por el fuego cruzado y por eso mataron a su esposa, “yo estaba protegido en unas puertas y aún así recibí un disparo en la rodilla y otro en el brazo izquierdo”.

Le falló la pistola
Andrés Urtecho dijo que su arma se le “enconchó” después dispararle a los maleantes varias veces.

“Los delincuentes se ofuscaron porque al intentar disparar se trabó la pistola, la destrabé y se volvió a trabar, ahí me di cuenta que la pistola no iba a ayudarme, pero como la tenía en la mano no terminaron de dispararme”, expresó.

Según el profesional del derecho, nunca ha tenido problemas con alguien, descartó que sea una represalia que provenga de las acciones que realizó cuando fue jefe de la Policía Nacional porque eso pasó hace más de 21 años, “la casa es segura, fue algo planificado y el único error fue abrir la puerta y ahora solo queda capturar a los responsables”.

Dijo que a su esposa le mandaron a ofrecer diez millones de lempiras para que dejara la diputación.

“Ella mandó a decir que no, que no iba a traicionar a su pueblo y se mantuvo como candidata a diputada”, contó.

“Así es que no hay que descartar nada, no quiero que sea algo político, porque sería nefasto; ya llegar a matar a candidatos para obtener diputaciones o la presidencia, sería lo peor que puede pasar en el país”, expresó Urtecho Jeamborde.

La vinculación con la actividad política de la exdiputada Echeverría Haylock es una de las líneas de indagación que la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) persigue para dar con la identidad de los autores intelectuales y materiales de su asesinato. La exdiputada fue enterrada ayer en La Mosquitia.