"Torones" de la MS-13 capturados en narcolaboratorio serán acusados por siete delitos

Se refugiaban en un narcolaboratorio instalado en el sector El Ocotillo, en San Pedro Sula.

VER MÁS FOTOS
Ocho miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) fueron capturados el miércoles con droga y armas de grueso calibre en San Pedro Sula.
Ocho miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) fueron capturados el miércoles con droga y armas de grueso calibre en San Pedro Sula.

San Pedro Sula.

Este jueves serán presentados ante los juzgados competentes los ocho miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) que fueron capturados ayer en San Pedro Sula.

En horas de la tarde del miércoles, los considerados "torones" (alto rango en la mara) fueron sorprendidos por elementos policiales, cuando se refugiaban en un narcolaboratorio en la Ciudad Industrial.

En el sector El Ocotillo de San Pedro Sula, la Mara Salvatrucha instaló un narcolaboratorio, informó la Policía Nacional, y fue allí adonde capturaron a los individuos.

En el lugar se encontró droga valorada en unos 10 millones de lempiras, además se decomisaron armas, motocicletas, teléfonos celulares, entre otros artículos.

Los presuntos mareros fueron identificados por las autoridades con los alías de: "El Gringo", "Matapava", "Centinela", "El Wil", "El Moco", "El Flaco", "El Panza", y "El Ariel".

Los "torones" de la MS-13 serán remitidos al Ministerio Público por suponerlos responsables de los siguientes delitos:

- Porte ilegal de arma de fuego de uso prohibido
- Porte ilegal de arma de fuego de uso permitido
- Porte ilegal de munición prohibida
- Porte ilegal de munición permitida
- Atentado
- Asociación ilícita
- Tráfico de drogas

Al momento de la detención se les decomisó:

- 8 armas cortas tipo 9mm
- 2 armas largas
- 16 cargadores de diferentes calibres
- 12 bolsas de supuesto crack
- 2 paquetes de supuesta marihuana
- 17 bolsas con supuesta marihuana
- 150 blister de supuesto crack
- 15 teléfonos celulares
- 5 rollos de polipel
- 6 motocicletas
- 3 máquinas selladoras
- 63 proyectiles sin percutir.

La Prensa