Desmantelan centro de operaciones de la mara Salvatrucha en El Zapotal

En la operación, los agentes de la FNAMP incautaron droga, equipo y herramientas para hacer caletas en los vehículos y procesar drogas.

En el allanamiento capturaron a cuatro supuestos miembros de la mara Salvatrucha.
En el allanamiento capturaron a cuatro supuestos miembros de la mara Salvatrucha.

San Pedro Sula, Honduras.

Cuatro capturados, droga y once vehículos decomisados dejó como resultado un operativo ejecutado por agentes de la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP) en la aldea El Zapotal, adonde desmantelaron un centro de operaciones de la mara Salvatrucha.

Las averiguaciones de ese cuerpo de seguridad establecen que en el lugar allanado los miembros de esa estructura criminal realizaban modificaciones de vehículos haciéndoles compartimentos ocultos para el traslado de drogas. En el centro de operaciones también procesaban drogas para su venta en el valle de Sula.

LEA: Jovencita aspirante a oficial de policía muere en accidente

Los capturados son Nelson Enrique Martínez Mairena (39), alias el Negro; Marlon Javier Aguilar Arita (33), alias el Chico; Rosman Ernesto Dubón García, (38) alias el Rayan, y un joven de 14 años.

Según las indagaciones de la FNAMP, Martínez Mairena es miembro de la mara Salvatrucha desde hace 20 años y uno de los cabecillas de esa organización. Era el responsable de la elaboración de los compartimentos ocultos, conocidos como caletas, para el traslado de drogas.

Martínez Mairena ya había sido detenido en octubre de 2016 por la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) en la colonia Jeiza de San Pedro Sula por el delito de tenencia ilegal de armas y el 20 de mayo de 2017 fue aprehendido mediante orden de captura por tenencia ilegal de armas.

En cuanto a Aguilar Arita, se dijo que se encargaba de la elaboración de los depósitos ocultos y también tiene antecedentes penales por el delito de violencia doméstica. En cuanto a Dubón García, se informó que se desempeñaba como procesador de drogas y el menor era banderín.

La Prensa