Ultiman a conductor de buses en la López

La víctima fue identificada como Jorge Alexander Rivera Machado, quien laboraba en los rapiditos que cubren la ruta de la López a San Pedro Sula.

Agentes de la DPI y la Policía Nacional acudieron a la colonia La Unidad a investigar el crimen de Jorge Alexander Rivera .
Agentes de la DPI y la Policía Nacional acudieron a la colonia La Unidad a investigar el crimen de Jorge Alexander Rivera . /

San Pedro Sula, Honduras.

Cuando iba saliendo de su casa fue ultimado a balazos ayer un motorista de rapiditos en la colonia La Unidad del sector López Arellano de Choloma.

El muerto fue identificado como Jorge Alexander Rivera Machado (de 31 años), conocido entre sus compañeros de labores como Mogami.

Las autoridades policiales informaron que la muerte de Rivera Machado se suscitó a eso de las 4:30 am en un pasaje de la referida colonia donde residía el ahora occiso.

LEA: VIDEO: Policías someten hasta del "pelo" a abogada en Jutiapa tras cometer infracción

Las averiguaciones preliminares indican que Rivera Machado salió de su casa y fue interceptado por dos individuos que lo atacaron a balazos. Los homicidas huyeron a pie y se presume que los esperaba un vehículo a media cuadra, en el cual se fueron.

Los familiares del motorista contaron que ayer era el segundo día que iba a trabajar porque durante todo el tiempo de la pandemia por el covid-19 no estuvo laborando.

Dijeron que no saben por qué lo mataron, pues no tenía problemas con nadie.

Describieron a Jorge Alexander como un hombre tranquilo y muy trabajador.

El cuerpo del conductor de buses quedó inerte boca abajo frente a su casa en la colonia La Unidad.

Las autoridades de la Policía informaron que investigarán el entorno de Rivera para establecer el motivo por el cual le quitaron la vida.

Dijeron que una de las hipótesis que manejan es que el crimen lo cometieron miembros de alguna pandilla, ya que en ese sector hay bastante presencia de mareros. Se informó que el cuerpo del conductor de rapiditos presentaba varias heridas de arma de fuego.

La Prensa