Con camioneta de lujo caen tres supuestas jefas de la pandilla 18

Una de las detenidas es hija de un regidor de la Municipalidad de La Lima, Cortés.

Melisa Fuentes Puerto, Cindy Roxana Díaz Molina y Bessy Jasmín Viera Sánchez.
Melisa Fuentes Puerto, Cindy Roxana Díaz Molina y Bessy Jasmín Viera Sánchez.

Santa Bárbara.

Después de darles seguimiento, agentes de la Fuerza Nacional Antimaras (FNAMP) capturaron a tres supuestas jefas de la pandilla 18 en el municipio de Ilama, Santa Bárbara.

La FNAMP informó que una de las detenidas identificada como Bessy Jasmín la águila Viera Sánchez (de 29 años), es hija de un regidor de la Municipalidad de La Lima y que según las autoridades de la Fuerza Antimaras ya había sido detenida por ser sospechosa de otros delitos.

Viera Sánchez, según las autoridades, tiene diez años de pertenecer a esa agrupación criminal; también cuenta con antecedentes penales, ya que el 12 de agosto de 2006 la Policía Nacional la detuvo por presunción de rapto y falsificación de documentos.

Las autoridades de la FNAMP informaron que la supuesta pandillera es la encargada de dar las órdenes de sicariato, las cuales son transmitidas de los cabecillas recluidos en los diferentes centros penales y recolecta dinero producto del cobro de extorsión en el municipio de La Lima.

ar-pandilleros3-020320(800x600)
Las mujeres se transportaban en una camioneta de lujo.

La segunda detenida es Dalia Melisa la Gorda Fuentes Puerto (de 29), con unos seis años de ser pandillera de la 18 y aparentemente se desempeña como una de las cobradores del dinero de extorsión.

En el operativo también cayó Cindy Roxana Díaz Molina (de 25) con unos siete años de operar con la pandilla y se desempeña como una de las personas que lleva droga y dinero a los reos.

También es señalada como la encargada de llevar “guilas” (instrucciones del sicariato, armas y los ascensos) a los pandilleros de la 18 en los diferentes sectores del valle de Sula.

Según las investigaciones, las tres mujeres se mantenían en Ilama para tener cercanía con la cárcel de El Pozo y estar en comunicación con los cabecillas de la pandilla 18.

Al momento de ser capturadas les decomisaron una camioneta Ford Explorer, un bolso negro con varias bolsas de plásticas con marihuana, crack, cocaína y tres celulares, aparatos que son investigados por los agentes de inteligencia.

Las mujeres fueron remitidas al juzgado correspondiente por suponerlas responsables de cometer extorsión en perjuicio de testigo protegido y posesión para el tráfico ilícito de drogas en perjuicio de la salud de la población del Estado de Honduras.

La Prensa