Masacre de seis personas en aldea de Olancho fue por pleito de tierras

Miembros de una sola familia fueron ultimados mientras dormían la madrugada del jueves. Culpan a una familia de Catacamas.

Los cuerpos fueron entregados ayer a los parientes de la familia Lobo Hernández.
Los cuerpos fueron entregados ayer a los parientes de la familia Lobo Hernández.

CATACAMAS.

Los cuerpos de los seis asesinados en una aldea de Catacamas fueron retirados del edificio de Ministerio Público de esta ciudad, hasta donde llegó personal forense a hacer el reconocimiento.

Las víctimas de la matanza del pasado jueves en Las Delicias de Río Blanco son César Augusto Lobo Oseguera, José Adalberto Lobo Euceda, María Evelia Hernández y de los hermanos Franklin, Katia y Ariela Lobo Hernández.

El niño de tres años que fue encontrado con vida en el lugar fue ingresado en el Hospital Escuela, adonde se recupera de un balazo que le infirieron los maleantes. Hasta ayer, la Policía no había capturado a nadie.

En declaraciones al canal de televisión HCH, una persona que dijo ser familiar de las víctimas mortales, culpa al Estado por no haberles dado la debida protección a sus familiares. Dio a entender que era un testigo y le había entregado información al Ministerio Público.

LEA: Muere operaria y su amiga resulta herida en tiroteo en San Pedro Sula

“¿Cómo pueden ir a matar a una familia adentro de su casa, qué le está pasando a este Gobierno? No se conformaron con haber matado a mis tíos primero en San Francisco de La Paz y ahora van a terminar con mi primo; no puede ser eso”, lamentó.

El hombre culpó a una familia del sector de apellido Amador “porque peleaban las tierras y querían que mi familia les entregaran las tierras en Las Delicias y mi familia se negó a dárselas, por ese motivo les viene la muerte”.

De acuerdo con el pariente de los Lobo Hernández, víctimas de la masacre, ellos le pidieron protección al Ministerio Público, pero nunca fue efectiva, a pesar de que corrían peligro de muerte.

La Prensa