Por deuda de 2,500 lempiras descuartizaron a prestamista

En el cuarto donde la mataron había manchas de sangre en la pared, en el trapeador y el tubo de desagüe.El cuerpo fue envuelto en sábanas y abandonado en una hacienda.

Dentro de la cuartería ultimaron a la víctima, la envolvieron en sábanas  y la fueron a meter a un pozo de una hacienda de Naco, donde estuvo tres días .
Dentro de la cuartería ultimaron a la víctima, la envolvieron en sábanas y la fueron a meter a un pozo de una hacienda de Naco, donde estuvo tres días .

SAN PEDRO SULA.

Miriam Jeaneth Romero (de 46 años) sobrevivía de los intereses que le generaba prestar pequeñas cantidades de dinero y la venta de productos al crédito, pero por cobrar una deuda de 2,500 lempiras fue torturada y descuartizada en una cuartería de Naco, Cortés.

La mujer salió de su casa a eso de las 6:00 pm del jueves 16 de enero con dirección a la colonia Santa Lucía, de Naco, Cortés, donde entregó unos productos y de paso iría a cobrar los 2,500 lempiras que le debían.

Quien le debía el dinero a Miriam Jeaneth Romero era una prima y el marido de esta, que residían en la cuartería de la mencionada colonia.

La señora ingresó al cuarto en que vivía su prima, pero no volvió a salir del lugar.

Según las investigaciones policiales, Miriam Jeaneth Romero fue golpeada, amarrada y cortada en tres pedazos dentro de la habitación.

Averiguaciones de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) señalan que tres hombres jóvenes participaron en el asesinato.

prestamista.7(800x600)
Víctima.Miriam Romero.

Los sujetos cortaron en pedazos el cuerpo de la fémina y luego la envolvieron en tres sábanas.

Supuestamente en horas de la madrugada del viernes 17 de enero trasladaron el cadáver de Romero a una hacienda ubicada en Naco, Santa Bárbara, donde abandonaron los restos dentro de un pozo cercano a un antiguo abrevadero, donde fue encontrado el domingo 19, luego de que personas indicaran a la Policía donde lo habían abandonado. Los agentes de la DPI encontraron uno de los tres bultos en una esquina del pozo y dos más enterrados en el mismo lugar.

Mientras los hombres se deshacían del cadáver, dos mujeres se encargaban de limpiar la sangre que habían dejado en la cuartería. Lavaron las paredes y el piso.

Las autoridades recuperaron la mecha del trapeador que había quedado impregnada de sangre.

Los hechores, que al parecer habían planificado el asesinato, permanecían en la cuartería, como si nada hubiera ocurrido, cuando familiares de Miriam Jeaneth llegaron a buscarla.

“Llegamos a preguntar por ella, porque sabíamos que iba cobrarles los 2,500 lempiras que le debían desde hace varios meses”, dijo uno de los familiares.

LEA: Sicarios "madrugan" a asesinar a chofer de bus en Tegucigalpa

Tras la denuncia de los familiares, la Policía llegó a la cuartería y al inspeccionar encontraron restos de sangre en una pared, también manchas en el palo del trapeador y coágulos de sangre en el tubo del desagüe que da al patio de la cuartería.

Uno de los sospechosos que tiene la DPI en investigación es José Edgardo Cordova Sánchez, esposo de la prima de la prestamista.

Marlon Miranda, portavoz de la Policía informó que el caso está en investigación y se han realizado inspecciones y diligencias como parte del proceso.La hipótesis más fuerte que tienen en investigación es la deuda que tenían los hechores con la prestamista.

La Prensa