Familiares de niño desaparecido en Honduras piden ayuda a España

Enoc Misael Pérez Chinchilla (de 12 años) llegó de España a Honduras a pasar vacaciones y ya tiene más de un mes de haber sido raptado

Barcelona.

Familiares y amigos de un niño hondureño de 12 años residente en España, que fue secuestrado en diciembre en el barrio Campo Elvir, de Tela, reclamaron que las autoridades de Honduras se impliquen en su rescate.

Enoc Misael Pérez Chinchilla, hijo único de padres separados, vivía en la localidad de Badalona, Barcelona, con su madre desde los 9 años, cuando ambos llegaron a España procedentes de Tela, donde fue privado de su libertad el mes pasado.

La familia del pequeño se manifestó ayer en Barcelona junto a amigos y profesores del colegio en el que estudia para pedir al Gobierno de Honduras y a la diplomacia española ayuda para rescatarlo. Enoc comunicó a sus profesores en noviembre que iba a viajar de vacaciones a su país, dijo la directora del Instituto Escuela Rafael Alberti de Badalona, Neus Casablanca, quien aseguró que el niño estaba adaptado a su entorno.

El pasado 18 de noviembre llegó a Tela y el 2 de diciembre desapareció. Ese mismo día se encontraron en las inmediaciones de la casa de su abuela, donde estaba el pequeño, los cadáveres de su abuelo y de un tío, y días después el de su niñera, todos ellos asesinados. En los días posteriores, el Ejército y la Policía desplegaron un amplio dispositivo de búsqueda, pero en la actualidad solo grupos de vecinos de la familia siguen haciéndolo. “Imploramos al señor presidente (de Honduras), Juan Orlando Hernández, que nos ayude, que si tiene que mover cielo y tierra para encontrarlo que lo haga, no solo por Enoc, sino por todas las personas desaparecidas y asesinadas cuyos casos han quedado impunes”, dijo Doris Patricia Santos Moscoso, tía del menor.

Desde Honduras, Karina Santos Moscoso, madre de Enoc, pidió en conexión por videollamada con los manifestantes en Barcelona que busquen a su hijo.

La directora de la escuela solicitó la implicación del Gobierno y la diplomacia española en el caso. EFE

La Prensa