Más noticias

Medicina Forense descarta envenenamiento en muerte de niña en Tegucigalpa

La madre de la menor aseguraba que una enemiga provocó la muerte de su hija con una galleta envenenada.

VER MÁS FOTOS
La madre de menor durante su velatorio lloró desconsoladamente pidiendo esclarecer la muerte de su hija.
La madre de menor durante su velatorio lloró desconsoladamente pidiendo esclarecer la muerte de su hija.

Tegucigalpa, Honduras.


La menor Nataly Lizeth Montoya (8) fallecida el pasado 19 de septiembre en Tegucigalpa no murió por ingerir alimentos envenenados, como se manejó inicialmente, informaron este día autoridades de Medicina Forense.

Los resultados de los exámentes de laboratorio toxicológico despejaron la duda que generó indignación en la capital de Honduras, ya que la madre de la menor aseguraba que una enemiga lo había provocado.

"Los médicos determinaron que se hiciera pruebas en dos laboratorios para verificar cuál fue la causa y manera de muerte, la niña no consumió nada que tuviera veneno", dijo la portavoz de la entidad.

Medicina Forense sigue en proceso de investigación del fallecimiento de la menor y en los próximos días sabrá más resultados de pruebas patológicas.

Enemistad

Lucy Márquez, madre de la menor fallecida, explicó en su momento que su hija llegó a su casa de habitación con malestares estomacales, tras finalizar su jornada escolar en una escuela de Tegucigalpa.

"Tranquila llegó a la casa a las 5. Llegó a dejar la mochila y no aguantaba el dolor de estómago", relató la señora, que decidió llevar a su niña a una clínica periférica del Seguro Social porque Natalia tenía espuma en su boca.

Doña Lucy agregó que la menor le dijo que una vecina, con quien ha tenido enemistades por varios años, le dio una galleta.

"La llevamos (a la clínica) y nos dijeron que echaba mucha espuma por la boca, la niña ya estaba muerta. Se me murió mi Natalia... me mató a mi Natalia. Ya he sufrido mucho, es demasiado las cosas que esta mujer hace", agregó Lucy Márquez.