24/01/2023
01:14 AM

Más noticias

$1.3 millones robaron los policías a los hermanos Valle

  • 08 diciembre 2014 / 10:12 AM /

Hay cinco oficiales y 45 agentes de la escala básica suspendidos en la unidad Tigres.

San Pedro Sula, Honduras.

En la operación de captura de los hermanos Miguel Arnulfo y Luis Alonso Valle Valle, en Copán, los agentes de la unidad Tigres reportaron la incautación de 17 sacos cargados de dólares, quedándose los policías con dos sacos más que contenían 1.3 millones de dólares.

Un trabajo realizado por la Inteligencia de la misma unidad, determinó que en el agujero, donde los hermanos Valle enterraron el dinero en un bote grande plástico, no solo habían 17 sacos, eran 19.

El informe de investigación establece que los elementos de la unidad Tigres descubrieron el montículo donde estaba el dinero, lo sacaron del bote enterrado y cuando revisaron los sacos se dieron cuenta que estaban llenos de dinero.

Tras el hallazgo, los agentes, en una acción rápida para no ser descubiertos por los otros compañeros de dos unidades policiales que les apoyaban en la operación, tiraron a un matorral los sacos que contenían los 1.3 millones de dólares, reveló el informe.

Con el botín que fue sustraído, los agentes, según la investigación, compraron carros, casas y contrataron hasta prostitutas.

En total, de los 19 fardos solo se entregaron 17 a la Oficina Administradora de Bienes Incautados (Oabi) para hacer un total de 11,287,870 dólares (unos 240 millones de lempiras) del dinero encontrado en la operación de captura de los Valle.

Los Tigres tras capturar a los Valle en la aldea El Potrerillo, de Copán.

Los Tigres tras capturar a los Valle en la aldea El Potrerillo, de Copán.
La investigación

Bajo control para evitar que se puedan fugar, se encuentran cinco oficiales y 45 agentes de la unidad Tigres, quienes de confirmarse la información recabada por la Inteligencia policial deberán enfrentar un proceso por la sustracción de los 1.3 millones de dólares.

Desde hace tres semanas la Dirección de Evaluación de la Carrera Policial (Diecp), abrió una investigación en torno a la información que brindó la unidad de Inteligencia de la Fuerza Tigres, al descubrir que tras el arresto de los hermanos Valle en Copán, unos 22 elementos encontraron 19 fardos de dinero y ocultaron dos en un matorral.

“Esto es en responsabilidad que tenemos de investigar los delitos en que pueden incurrir los policías en su desempeño profesional, y ha sido oportuno que los mandos policiales han prestado su colaboración con la Diecp”, expresó Eduardo Villanueva, director.

Los policías que participaron en el presunto ilícito, informaron las autoridades policiales, están concentrados y suspendidos de su actividad operativa.

LA PRENSA, ayer, buscó la reacción oficial del director de la Policía Nacional, Félix Villanueva, pero se negó a pronunciarse en el caso aduciendo que “tanto la Diecp como la Fiscalía trabajan en las investigaciones y que esperarán los resultados de la misma para referirse sobre el caso”.

Se informó que hay un equipo de alto nivel de la Diecp que trabaja con el apoyo de la Fiscalía para investigar a los policías.

El director de la Diecp dijo desconocer si los investigados se habrían sometido a las pruebas de confianza.

“Para hacer una afirmación sobre los hechos necesitamos tener la evidencia real y material que nos permita establecer la ruta investigativa y el proceso penal correspondiente. La evidencia tiene que ser encontrada si este hecho existió. Estamos en el proceso y esperamos que las investigaciones apunten a determinar qué fue lo que ocurrió y deducir las responsabilidades en el caso”, dijo Villanueva.

El proceso investigativo se está llevando a cabo para todos los elementos que participaron en la operación, unos 50 en total, de tres unidades policiales.

Hay que poner correctivos

Pompeyo Bonilla, exministro de Seguridad, asegura que en medio de la situación bochornosa que envuelve a la unidad Tigres se rescata el trabajo de Inteligencia de la Policía. “Hay que rescatar que de esta situación que apena a la Policía Nacional, es que se están poniendo los correctivos y que las oficinas de control y seguimiento muestran que están cumpliendo sus obligaciones y deberes de supervisar el trabajo de los policías en estos operativos”, dijo el exfuncionario. A criterio de Bonilla ese trabajo de Inteligencia da esperanzas de que las cosas se hacen como se deben. “Si se muestra algo irregular, Inteligencia funciona, y es lo que se está dando, que debe darnos esperanzas. La confianza se gana cuando suceden estos actos indecorosos”, apuntó.