17/04/2024
01:05 AM

Orden y planificación piden sampedranos

Los ciudadanos de a pie y expertos coinciden en los problemas que deben resolver las autoridades municipales.

San Pedro Sula, Honduras.

Desorden en el centro, bordos ocupados, contaminación ambiental, inseguridad, desempleo, suciedad y falta de planeación son para los sampedranos de a pie los principales problemas que tiene la Capital Industrial.

El sentir y pensar del sampedrano también es compartido por expertos en distintas áreas que fueron entrevistados por LA PRENSA y señalan otros aspectos que deben mejorarse.

La ciudad tiene una combinación entre el desarrollo económico y social que se requiere, pero también con ello crece la inseguridad y la contaminación, expresan los expertos.

Recuperar el centro es un clamor de los sampedranos.

Los ambientalistas consideran que la ciudad debe contar con mecanismos de reciclaje y manejo de recursos, pero lo urgente es tratar las aguas residuales. Además, debe tener espacios públicos inclusivos y equitativos.

El presidente de los arquitectos, Ángel Payán, resume la problemática en la falta de vialidad y la lentitud para obtener un permiso de construcción derivando en falta de calidad de vida y poca inversión.

Mientras que César García, representante de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico) revela que han visualizado cinco problemas que deben atenderse; construir las plantas de tratamiento de aguas residuales, aumentar la capacidad instalada de la red eléctrica porque no se pueden desarrollar proyectos nuevos y reubicar las más de 25 mil familias que habitan los bordos.

Además, el presidente de la Chico considera que se necesitan libramientos en la zona norte, así como recuperar el centro de la ciudad, reubicando a todos los vendedores sin excepción y apostarle a la construcción de mercados.

Tratar las aguas residuales debe ser prioridad en la ciudad.

El analista Nelson García Lobo señala que San Pedro era la ciudad que más crecía y hoy se ve disminuido su crecimiento económico por la recesión del país en general, pero también por la mala publicidad que somos la ciudad más violenta del mundo y esto ahuyenta la inversión.

“Se pudo ver un despegue en infraestructura, pero han sido obras que han quedado licitadas y contratadas. Se les debe dar seguimiento para que puedan llegar a su fin”. Lobo recalca que la vulnerabilidad de la ciudad sigue siendo un gran desafío. “Una pequeña tormenta causa estragos y zonas que han sido seguras están en problemas”, destacó.

Se refirió al hecho de que en algún momento se pudieron liberar algunos bordos; sin embargo, hasta en algunas obras que se han hecho están siendo invadidas y nos sorprende ver bordos repoblados con casas de material . “Hay una involución social, siguen creciendo los cinturones de miseria.

Para el empresario Ernesto Lázarus el problema urbanístico conduce a un crecimiento desordenado, carencia de servicios públicos, alumbrado público, educación y salud. Considera que esto conduce a la anarquía, robo de energía, contaminación ambiental y crecimiento del crimen que aprovecha la ausencia de la fuerza policial y por ende la redunda en la carencia de oportunidades para todos.