22/05/2024
01:35 AM

Solo un 31% de mipymes pudo acceder a créditos en 2021

El capital semilla vinculado con asistencia técnica y apoyo empresarial son los casos que han tenido mayor éxito`.

SAN PEDRO SULA

El acceso al financiamiento es el principal obstáculo para los nuevos emprendedores, y para que las micro y pequeñas empresas puedan crecer en el país.

El anterior planteamiento se dio a conocer por el proyecto Transformando Sistemas de Mercados, de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), quienes trabajan de forma decidida con las mipymes.

“Es conocido que el financiamiento y el crédito son un ingrediente clave para que un entorno de un negocio se considere saludable y próspero; además, es considerado como uno de los vehículos más importantes para la reactivación y reconstrucción hablando desde 2020, estos son temas centrales”, dijo Sergio Rivas, director del proyecto Transformando Sistemas de Mercados (TMS), quien disertó sobre “Opciones financieras para mipymes” en el Foro de Negocios de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC).

Experto

Sergio Rivas, director de proyecto TMS:

“Hay mucho por trabajar como los seguros agrícolas, mejorar el marco de regulaciones”

Solo un 31% de mipymes pudo acceder a créditos en 2021

En 2021, las mipymes reportaron que solo un 31% de ellas pudieron acceder algún tipo de crédito.

El promedio en Latinoamérica es de un 46% de las mipymes que acceden a crédito de manera permanente.Lo más preocupante es que del 31% de las mipymes hondureñas que accedieron a préstamos, solo captan el 3% de la masa crediticia del país.

“Cuando se consulta cuál es la razón de esta problemática, generalmente la respuesta es que el Estado no hace suficiente por nosotros, o que los bancos no consideran nuestra realidad y sus tasas y garantías son demasiado inaccesibles, si bien esto es cierto, nuestra propia experiencia está basada en análisis más profundos”.

Rivas añadió que desde el lado de la oferta hay acciones innovadoras que es el capital semilla, tradicionalmente este es parte de la cadena de herramientas para la incubación y aceleración de empresas.

Además

Las organizaciones empresariales como la CCIC, la Andi y la AHM están capacitando y dando asistencia técnica.

Detalló que las características básicas de un buen capital semilla es que tiene una colocación rápida, tiene altísima direccionalidad, es decir se sabe a quiénes están dirigidos, como mujeres emprendedoras, para la zona norte o para los afectados de Eta y Iota, por ejemplo, y tercero que involucra a actores no tradicionales.

Rivas compartió que en cuatro años han inyectado capital semilla por medio de diferentes proyectos, uno ha sido acompañados con la CCIC con fondos de la Cruz Roja Internacional que eran $166,000 y que llegó a 133 mipymes y generó 102 empleos directos.

“Es decir por cada colocación de un capital semilla independiente del monto se generan entre 1 a 5 empleos de acuerdo con nuestra experiencia”.

Esas 133 mipymes han generado 320 mil dólares en venta. El 57% de los participantes fueron mujeres. En otro proyecto con una fundación privada de los Estados Unidos han habilitado capital semilla por $300,000 a unas 130 mipymes que han generado $950,000 en ventas incrementadas.

Rivas indicó que en alianza con Funder, Fundación Covelo y con la Fundación Cervecería Hondureña habilitaron L1.2 millones para apoyar a microempresas a través de cajas rurales, el resultado son 4,800 micro y pequeñas empresas apoyadas que fueron afectadas por las tormentas Eta y Iota.

“El microcrédito vinculado con capital semilla apalancó 1.2 millones de dólares”, acotó. La acción innovadora es el capital semilla y los casos de éxito son aquellos que han estado vinculados con asistencia técnica, apoyo empresarial e incubación.

Los productos financieros a la medida son otra iniciativa innovadora como ejemplo el agrocrédito 8.7 de Banhprovi, que es específico para el sector agrícola que logra 4,900 clientes y más de L5,129 millones.

Una tercera iniciativa de financiamiento son los fondos de impacto, que son fuentes de financiación y mecanismos no tradicionales de inversión conjunta.