19/05/2024
12:32 PM

Transforman desechos de mercados en abono orgánico

Es un proyecto destinado al aprovechamiento de los desperdicios, reducción de la contaminación y obtener abono para los bulevares.

San Pedro Sula

Los desechos que salen de los mercados y la central de abastos son la materia para elaborar el abono orgánico que se utiliza en los huertos escolares, las medianas y áreas verdes de la ciudad.

El gerente de Ambiente, Luis Beltrán, explica que una compostera es un lugar donde se descompone la materia orgánica que se deposita con el objetivo de obtener abono.

En la ciudad, la primera compostera municipal se halla en el sector de El Ocotillo y se está produciendo abono desde hace más de un año.

“Esta es la primera compostera municipal del país y la más grande, con capacidad de producir anualmente de 10,500 a 12,000 sacos de abono orgánico”, manifiesta el gerente.

Entre los propósitos de este proyecto está también transmitir conocimiento a las personas y enseñarles a los agricultores a trabajar con fertilizante orgánico.

Para saber

- 12,000 sacos de abono orgánico se producen anualmente en la compostera municipal, con lo que se están aprovechando los desechos de los mercados y la central de abastos.

- 124 manzanas mide el predio donde está la compostera, y con ello se ha logrado la disminución de la contaminación en los mercados y el desorden causado por este tipo de desechos, aseguran.

Los trabajos de separación de los desechos sólidos en la Central de Abastos los realizan empleados de la Gerencia de Ambiente y luego los trasladan a la compostera municipal, donde le colocan un microorganismo que permite acelerar el proceso de descomposición de los residuos.

Luis Hernández, de la Gerencia de Ambiente, expresó que ese abono es usado en los huertos escolares, viveros municipales y reforestación en las medianas de los bulevares.

El predio donde está la compostera es de 124 manzanas. Los encargados recolectan los desechos para luego mezclarlos con otros elementos que provienen de los árboles que se han caído en la ciudad, también el zacate que las cuadrillas recogen al chapear los bulevares.

Para obtener el compos o abono se requieren alrededor de cuatro a cinco meses. Los microorganismos trabajan en etapas descomponiendo los desechos, para al final obtener un abono.

Los encargados explican que el abono ya tiene un destino; pero si alguien quiere cultivar su huerto o plantas en la casa puede solicitar abono, lo mismo los centros educativos. Puede llegar a la Gerencia de Ambiente y hacer una solicitud.