18/05/2024
07:13 AM

Sector informal crece ante desempleo y falta de incentivos

La migración irregular y comenzar un negocio desde la informalidad son dos de las decisiones que más están tomando los hondureños porque no hay empleo.

SAN PEDRO SULA

Dos problemas han aumentado en el país, sobre todo en la zona norte, a raíz del desempleo y la falta de oportunidades: se trata de la migración irregular y la informalidad de los negocios.

El sector privado no está teniendo los incentivos y la estabilidad para generar empleo y atraer la inversión que necesita el país, algo que ha pedido reiteradamente al Gobierno; sin embargo, la informalidad está creciendo exponencialmente, sin ningún plan con el fin de incentivar al pequeño empresario y emprendedor a pasarse a la formalidad y pagar tributos.

Eduardo Facussé, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), dijo que el Gobierno no está creando las condiciones para la generación de empleo, destacando que en un año apenas se crearon 77 empleos formales, y el país necesita crear al menos 100,000 empleos al año.

Facussé manifestó que preocupa la migración irregular y el crecimiento exponencial de la informalidad.

Datos del Registro Mercantil, que funciona en la CCIC, indican que en 2023 se registraron 6,345 empresas, aquí van nuevas y otras que han venido operando en la informalidad y han dado el paso a la formalidad. Del total de las empresas, 3,638 son comerciantes individuales y 2,708 comerciantes sociales.

En 2022 fueron 5,687 empresas; es decir, 658 menos que en 2023. El 80% de las empresas se registran con el capital mínimo.

Aunque no hay datos oficiales de cuántas personas comenzaron un negocio en la informalidad en 2023, líderes de vendedores y mipymes aseguran que son muchos, ya que al no tener una plaza en una empresa, unos deciden irse ilegalmente a otros países, y otros tantos comienzan un negocio en la informalidad.

Claudia Pineda, dirigente de vendedores informales, declaró que con los despidos en la maquila y otros sectores de la economía, personas han comprado producto para vender en las calles, prueban unos meses y cuando ven que no aumentan sus ventas deciden migrar.

Pineda compartió que es una constante, comerciantes que se van y otros que vienen.

“Se han ido muchos compañeros, no tenemos apoyo del Gobierno. Ahorita estamos trabajando en un proyecto, ya que nosotros como economía informal no contamos con una caja rural y queremos ser beneficiados con ese proyecto”.

Pineda explicó que el Gobierno debe incentivar a los vendedores a formalizarse a través de apoyo en proyectos gubernamentales. “Estamos de acuerdo en tributar, nosotros hace años le llegamos a pagar a la Corporación Municipal cinco lempiras diarios, los pagamos por muchos años y nos daban un recibo. Estamos de acuerdo con pagar, pero que nos tomen en cuenta”, aseveró Pineda.

Pese a tener un extenso terreno, y con promesas de muchas administraciones, hasta ahora no se ha construido el megamercado para los vendedores.

En San Pedro Sula hay más de 13,000 vendedores ambulantes y estacionarios informales.

Victorino Carranza, presidente del Gremio de la Micro y Pequeña Empresa (Gremipe), opinó que muchas personas sin ninguna capacitación o formación están usando las prestaciones de su trabajo para poner un negocio; pero en la informalidad.

“Se convierten en competencia desleal para los que sí pagan impuestos, para ellos todo es ganancia, eso tiene que ordenarse”.

Para Carranza, el sector informal no genera más que uno o dos empleos, que son en su mayoría la misma familia. La derogación de la Ley de Empleo por Hora sigue para muchos siendo la decisión más errada que tomó este Gobierno.

Efraín Rodríguez, presidente de la Anmpih, indicó que tanto la migración como la informalidad han crecido ante la falta de empleo.

Rodríguez detalló que algunos negocios solo duran tres meses, se retiran y surgen otros.

Para el líder de mipymes, el Gobierno debe crear una ley para formalización de empresas con beneficios permanentes y no por tiempo. Que por al menos cinco años no tengan que pagar tributos, tiempo en que se puedan estabilizar.

Vendedores y mipymes piden una ley con incentivos permanentes para la formalización