"

San Pedro Sula, Honduras.

Cerrar el sector económico y productivo del país no es una alternativa a la que Honduras puede recurrir en estos momentos, es la postura del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

Autoridades de la institución estuvieron ayer en San Pedro Sula para entregar 400 paquetes de ayuda humanitaria para damnificados de La Lima y El Progreso, y durante la comparecencia de prensa dieron a conocer su posición ante la crisis que atraviesa la nación.

Juan Carlos Sikaffy, presidente del Cohep, consideró que la decisión de volver a cerrar el comercio, medida aplicada al inicio de la pandemia, solo traería mayor afectación a un país que ha sido severamente golpeado por la crisis sanitaria y por dos fenómenos naturales.

LEA: Habilitan más salas covid en hospitales de San Pedro Sula

“No podemos cerrar la economía. Las empresas son el mayor centro de triaje porque tenemos médicos en ellas y las empresas entregan los medicamentos una vez que el colaborador sale contagiado, para él y su familia”, enfatizó Sikaffy.

Puntualizó que los esfuerzos por contener los contagios por covid-19 deben estar dirigidos a fortalecer los centros de triaje que funcionan en cada una de las ciudades, ya que estos “son los muros de contención de los hospitales”.

El representante del sector privado lanzó un enérgico llamado al Gobierno para que ponga a funcionar los hospitales móviles de Tegucigalpa, Danlí y Santa Rosa, que a más de cinco meses de haber llegado están sin funcionar.

“No podemos nosotros permitir que sigan en desuso, son 400 camas que hay ahí que podemos usar ya. Entiendo que en el valle de Sula está colapsado el sistema de salud y es algo que a nosotros nos llama a la preocupación”, lamentó Sikaffy.

Entrega de kits

Cohep, en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y World Vision Honduras comenzaron ayer con la donación de 400 paquetes de ayuda humanitaria para los damnificados por Eta y Iota en las ciudades de La Lima y El Progreso.

El kit está integrado por un refrigerador de dos puertas, estufa de cuatro quemadores, un tanque lleno de gas, con sus válvulas y mangueras de conexión y una cama matrimonial.

Óscar Paz, gerente de World Vision en la zona norte, explicó que desde diciembre han sumado esfuerzos con el Cohep para la rehabilitación de varias comunidades afectadas colaborando con la remoción de escombros, limpieza de calles y viviendas y el restablecimiento de servicios públicos. Paz detalló que la organización ha beneficiado hasta la fecha a más de 1.8 millones de familias damnificadas a nivel nacional, lo que se traduce en una inversión de más de seis millones de dólares.

Por su parte, Juan Carlos Sikaffy exhortó a la municipalidad sampedrana a brindar más apoyo en las labores de limpieza para que las familias que a 75 días de las inundaciones permanecen en los albergues, puedan regresar a sus casas.

"