04/03/2024
06:53 AM

“Recibimos denuncias de varios vecinos, no solo de uno, como dicen”: Roberto Contreras

La propietaria del lugar se encadenó en las afueras del negocio y califica de abuso la medida tomada por la municipalidad.

San Pedro Sula

Encadenada de pies y manos frente a su restaurante y rodeada de sus empleados, Inés Rosalía López Altamirano protesta por el cierre por siete días de su restaurante Catrinas.

El negocio se ubica en el antiguo barrio Río de Piedras, hoy una zona de uso mixto, donde hay muchos negocios de alimentos y bebidas, viviendas y apartamentos.

El restaurante comenzó a operar en octubre de 2021 y al inicio todo marchaba bien. Pero con el tiempo los vecinos comenzaron a quejarse por el alto volumen de la música.

Interpusieron la denuncia ante las autoridades municipales, quienes llegaban al lugar, le advertían y lo hacían mientras las patrullas de la Policía Municipal permanecían en el lugar.

Regístrese aquí para acceder a LA PRENSA Premium

Esto causó malestar entre los vecinos, quienes contactaron al alcalde directamente y el domingo surgió una situación que desencadenó el cierre temporal.

El alcalde Roberto Contreras se apersonó al lugar esa noche para comprobar las denuncias y explicar a los propietarios la situación.

Pero tanto la propietaria del lugar como su abogado aseguraron que el alcalde llegó a insultarlos y a gritarles, situación que negó el alcalde y explicó que más bien salieron gritándole a él.

“Recibimos denuncias de varios vecinos, no solo de uno, como dicen”: Roberto Contreras

La ley

Los policías municipales llegaron al negocio ayer para ordenar el cierre temporal en cumplimiento al artículo 194 del Plan de Arbitrios, que señala:

“Todos los negocios y establecimientos comerciales de entretenimiento nocturno como ser: bares, discotecas, restaurantes, cantinas, canchas deportivas, clubes nocturnos, etcétera, que en sus operaciones sean susceptibles de producir contaminación sónica, deberán respetar los niveles de sonido permisibles de ochenta y cinco (85) decibeles adentro del establecimiento y setenta (70) decibeles afuera del mismo.Asimismo, deberán tener acondicionadas sus instalaciones con revestimientos acústicos que aíslen el sonido para no perturbar la tranquilidad de los vecinos.De encontrarse sonido estridente, fuera de los parámetros previamente establecidos, se sancionará con multas entre quinientos un lempira (L 501.00) a cinco mil lempiras (L 5,000.00) por primera vez, según la gravedad de la falta; por segunda vez se sancionará con el doble de la multa anterior; y las reincidencias posteriores darán lugar al cierre temporal de 5 a 7 días calendario y/o cierre definitivo del negocio a través de la Dirección Técnica de Ingresos, previa remisión del informe respectivo por el Departamento de Resolución Alternativa de Conflictos/Justicia Municipal”.

Alcalde

Roberto Contreras:

“Recibimos denuncias de varios vecinos, no solo de uno, como dicen. Solo estamos aplicando la ley y la convivencia”.

“Recibimos denuncias de varios vecinos, no solo de uno, como dicen”: Roberto Contreras

La municipalidad aplicó el artículo, y si después de vencido el plazo se repite la historia lo cancelarán definitivamente, explicaron los encargados de Justicia Municipal.

“Es un ruido espantoso y es inaudito. Hace tiempo estamos poniendo denuncias y al fin actuaron”, dijo un vecino.

Malestar

La propietaria del restaurante indicó que no entiende cómo el alcalde que dice que apoya a los emprendedores los afecta de esa forma.

Además

En Jardines del Valle y la colonia Stibys se han dado situaciones similares por el alto volumen de la música, que ha sido denunciado por los vecinos. En la colonia Los Álamos también mencionan que muchos negocios ponen música elevada hasta altas horas de la noche y nadie hace caso a la situación.

“De este negocio se sostiene mucha gente y realmente la que se queja es la vecina de enfrente, que tiene contacto directo con el alcalde”, dijo.

Explicó que permanecerá encadenada así como lo hizo el alcalde cuando protestó por el cobro de energía.

Detalló que ella tiene videos de cómo actuó el jefe edilicio sampedrano al llegar a su negocio y no encontró ni música, tampoco bebidas, pues hay una ordenanza que después de las 5:00 pm ya no se vende los domingos.