04/12/2022
12:01 AM

Más noticias

Alquiler de viviendas no se recupera tras pandemia

Los locales comerciales siempre tienen alta demanda, especialmente los del cuadrante noreste y noroeste, pero la renta de casas y apartamentos es más baja.

SAN PEDRO SULA
Además

1_En San Pedro Sula por lo menos un 60% de la población alquila; es decir, más de 300,000 personas, ya que no pueden acceder a una vivienda propia.

2_El déficit habitacional en el valle de Sula es de más de 800,000 viviendas. Antes era de 400,000 casas, pero con las tormentas Eta y Iota este número se duplicó y los precios aumentaron.

3_Las autoridades de la DAI reportan que este año llevan registrados solo 1,500 contratos, una cifra menor a la de años anteriores, que era de unos 6,000 contratos de alquiler.

Aunque la renta de locales comerciales continúa en aumento, el alquiler de casas y apartamentos no logra recuperarse desde que comenzó la pandemia en 2020.

La renta de ofibodegas y locales comerciales presenta alta oferta y demanda, prueba de ello es que en San Pedro Sula están en construcción más plazas comerciales y bodegas con oficinas incluidas.

Hay sectores más atractivos para la renta que otros; por ejemplo, los sectores noroeste y noreste son los que predominan en este tipo de construcciones.

En el centro de la ciudad es mucho menos codiciado para quienes buscan establecer un negocio por varias razones; pero sobre todo por la falta de espacios para estacionarse.

Expertos señalan la necesidad de una nueva ley de alquileres.

Registro

Las nuevas torres de apartamentos y condominios para clase alta son apartados rápidamente; sin embargo, hay apartamentos y casas para clase media y baja que aún cuestan rentar, esto debido a que ha habido mucha migración.

Desde el inicio de la pandemia, muchos estudiantes y personas desempleadas retornaron a sus pueblos de origen o salieron del país de forma irregular, lo que provocó que muchos de estos lugares quedaran deshabitados.

Leonardo Mejía, jefe regional del Departamento Administrativo de Inquilinato (DAI), informó que en lo que va de este año llevan registrados 1,500 contratos, un número bajo considerando que es obligación de los arrendatarios registrarlos ante la DAI. “Hay de todo, locales comerciales, casas, cuarterías”, acotó.

Registrar el contrato ante Inquilinato tiene un costo de L200. En un año, la DAI ha registrado hasta 6,000 contratos.Están atendiendo un promedio de cuatro denuncias diarias en su oficina, ubicada en la 8 calle, 16 avenida, del barrio Suyapa.

La mayoría de las denuncias son por incumplimiento de contratos y por medidas coercitivas que el arrendador utiliza contra el arrendatario para obligarlo a pagar la renta en mora o que abandone el lugar.

Por ejemplo, la imposición de candados, el corte o suspensión de agua o luz, quitar ventanas, puertas y hasta láminas del techo.

Semanalmente llevan a cabo unas 15 audiencias de conciliación entre arrendador y arrendatario, y de estas, el 90% llegan a feliz término, el resto avanza a los juzgados.Por no existir contrato registrado, la DAI impone una multa que equivale a un mes de renta.

En lo que va de este año han multado a unos 15 propietarios de casas y locales comerciales. Los sectores noreste y noroeste son los más atractivos en el área comercial y residencial, pero los más onerosos.

El alquiler de una casa anda en L15,000 o más, los apartamentos desde L7,000 y los locales comerciales de L40,000 en adelante, dependiendo el tamaño y la ubicación. Las rentas de casas y cuartos son más bajos en el sureste, se pueden encontrar desde L1,500 un cuarto y una casa en L3,000, aparte el pago de los servicios básicos.

Nueva Ley

Carlos Cerrato, asesor y exdirector del DAI, manifestó que durante la pandemia muchos micros, pequeños y medianos empresarios trasladaron sus operaciones a sus casas. Con la reactivación económica ha mejorado, pero hay quienes perdieron su empleo o estudiaban y viajaron a los pueblos o salieron del país y no han retornado.

Agregó que pese a que la moneda nacional es el lempira, las rentas se cobran en dólares, algo que han reclamado los mipymes. “Hay muchos anteproyectos de ley, pero no queda en nada, de una y otra manera es ilegal, porque la moneda es el lempira”.

Explicó que ante la reactivación, muchos han aumentado los costos de alquiler y destacó que durante el confinamiento algunos negocios no condonaron deudas y siguieron cobrando.

Explicó que los condominios quedan excluidos y no están obligados a registrar el contrato ante la DAI.

“Los contratos no deben ir al alza, debe ser regularizado. Así como está la economía, se debe implementar una nueva ley, ya que la actual data de 1979, ha habido unas reformas; pero debe ser una nueva ley que vele por el pueblo”, sostuvo.

Johana Boadla, representante de la Inmobiliaria e Inversiones Torre Santa (Initsa), dijo que continúan surgiendo nuevos negocios de diferentes áreas y por ello la demanda de locales comerciales sigue alta.Precisó que luego de la pandemia todo se ha ido recuperando, aunque no al 100% y los costos de alquiler se mantienen.