Jóvenes recrean pasión y muerte de Jesús en película

Cada Semana Santa realizaban el viacrucis en vivo, pero esta vez será diferente.

Varios escenarios en La Lima, el paseo la Coca Cola, calles sampedranas y la iglesia Cristo Salvador sirvieron para recrear el recorrido de Jesús al calvario, su sufrimiento, crucifixión, muerte y la resurrección.

San Pedro Sula, Honduras.

La pandemia los hizo reinventarse. Su fe y devoción los motivó a revivir la pasión y muerte de Jesús de una manera diferente.

El grupo de jóvenes de la parroquia Cristo Salvador del barrio Barandillas desde hace 14 años realizaba el tradicional viacrucis en vivo, pero esta vez por causa de la pandemia se reinventaron.

Esperado por todos, pero esta vez los jóvenes buscaron la forma de llegar a la feligresía produciendo con esfuerzo propio la película “Pasión, muerte y resurrección de Jesucristo”.

LEA: Intensas lluvias dejará cuña de alta presión sobre norte de Honduras

El viacrucis en vivo que siempre habían realizado recorriendo las principales calles del conocido barrio Barandillas en la ciudad y que culminaba en el templo Cristo Salvador hasta donde llegaban centenares de personas cada Miércoles Santo, ahora está en la película. Las escenas de la película las filmaron en predios de La Lima, Puerto Cortés, el paseo la Coca Cola, algunas calles sampedranas y en el templo Cristo Salvador.

La producción estuvo a cargo del estudiante de periodismo Fabián Flores, quien también ha personificado en otras ocasiones a Jesús durante el viacrucis en vivo.

“Son jóvenes comprometidos con cristo. Esto comenzó como un sueño juvenil y ahora es todo un proyecto de evangelización para niños y adultos”, dijo Ramón Mendoza, coordinador del grupo.

Lg-pelicula6-020421(800x600)
Todos los personajes fueron interpretados por jóvenes que llevan ya 18 años realizando el viacrucis en vivo.

Explicó que se tardaron casi 40 días para realizar el proyecto y no fue fácil, ya que todos trabajan y estudian. “Tomamos todas las medidas de bioseguridad, pero sin dejar a un lado nuestra fe por el señor”, dijo.

Ellos realizan el viacrucis en vivo con un grupo de 60 personas y algunos niños, pero debido a la pandemia tuvieron que reducir el grupo y únicamente fueron 15. Hubo algunos que interpretaron varios papeles. “Decidimos que de esta manera no expondríamos a nuestras familias y comunidad por la emergencia del covid-19”, indicó.

Este año Jesús fue personificado por Luis Flores, quien hace tres años asumió ese rol dentro del grupo. Para él es un reto, pero también un honor personificar a Jesús y cada año se esmera por hacerlo mejor y poder revivir junto a su grupo la pasión, muerte y resurrección.

La devoción de este grupo de jóvenes es ejemplar porque con esfuerzo propio y apoyo de algunos vecinos y amigos se costean el vestuario, realizan ensayos e invierten su tiempo con el fin de evangelizar a través de escenas que recuerdan el sufrimiento de Jesús, su camino al calvario, el dolor de su madre María, la crucixifición y muerte. Ellos recrean las últimas horas de Jesús en la tierra.

También la resurrección

Una de las escenas que más conmueve es la de Jesús sufriendo el terrible castigo de la flagelación. Fue atormentado y flagelado. “Es admirable la labor que los muchachos realizan cada año porque nos recuerdan con su arte que Jesús dio la vida por nosotros”, dice Miriam Martínez, una vecina del barrio que año a año acompaña el viacrucis en vivo y esta vez lo vivió con la producción de la película.

La Prensa