Armando Calidonio: “Toca aumentar tasas e impuestos,pero no lo haremos”

Se refirió a los retos en la ciudad, proyectos para el 2020.

El alcalde de los sampedranos dijo que el aeropuerto Ramón Villeda Morales es una vergüenza para la ciudad.
El alcalde de los sampedranos dijo que el aeropuerto Ramón Villeda Morales es una vergüenza para la ciudad.

San Pedro Sula.

El alcalde Armando Calidonio Alvarado hizo un alto para conversar con LA PRENSA mientras participa en un taller sobre cambio climático junto con funcionarios, regidores, el Banco de Desarrollo Alemán (KFW), InsuResilience (ISF) y United Nations University (UNU-EHS).

Se refirió a los retos en la ciudad, proyectos para el 2020 y calificó el aeropuerto sampedrano como “una vergüenza”. Adelantó que se construirá otro macrodistrito de salud en Chamelecón y aseguró que antes del 30 de noviembre estará aprobado el Plan de Arbitrios y el Presupuesto.

¿Está por aprobarse el nuevo Plan de Arbitrios y presupuesto para 2020?

Estamos trabajando en él. Hemos hecho cambios de forma y de explicaciones para que se entienda claramente. Movimientos en valores no los vamos a realizar en este momento, o sea, que en términos generales queda igual. Estamos revisando asuntos que no se han podido aplicar o que cuesta aplicar.

¿Habrá incrementos?

No habrá aumentos que le impacten a la población en ninguno de los rubros porque no se ha planificado así hasta ese momento.

El 2020 es un año en que toca actualización catastral, ¿aumentarán los bienes inmuebles?

No se va a tocar. Deberíamos de hacerlo, pero la situación del país y la ciudad no es la mejor en este momento. Toca aumentar, pero no lo haremos. Estamos claros de que al final pierde la ciudad porque esto dificulta hacer nuevos proyectos, estos son con base en inversión correcta de los fondos públicos y a tratar de que cada quien contribuya a que esto suceda. Desafortunadamente, el ambiente actual no es apropiado. La ciudad lo va a resentir, pero buscaremos una forma; estamos construyendo la plataforma del plan maestro.

¿Ha afectado a SPS no tener el ingreso de los peajes para desarrollar proyectos?

Tuvimos que cambiar de estrategia porque a pesar de no tener esos fondos hemos logrado superar las metas mensuales, y eso gracias a la confianza de los sampedranos. Pero si usted multiplica 300 millones anuales por 10 años (vemos los ingresos con base en 10 años) son tres mil millones los que se han perdido, y si nosotros tuviéramos los peajes se hubiese avanzado más.

¿Volverán los peajes?

Se está trabajando con el Instituto de la Propiedad. Estamos tratando de ser muy profesionales en cómo los manejamos acorde a la situación para tomar decisiones de acuerdo con las circunstancias.

¿Se ha avanzado en el diseño de los ocho mercados sectoriales?

Sí, se ha avanzado, pero es complicado por las áreas húmedas y secas, mixtas, las partes de comida y lo que requieren porque todo mundo quiere estar a la orilla de la calle. Hay un montón de conceptos en la mente de la gente y cuesta que entiendan que no funcionan de esa manera. Es un proceso que estamos trabajando y que nos ha llevado tiempo, se están incorporando a los locatarios en algunos talleres. Ya tuvimos la primera reunión con expertos de Colombia y de emprendimientos y vamos a proceder por rubros para poder asegurarnos de que funcionen. No estamos compitiendo por hacer una estructura, sino para que funcione y las calles estén libres.

¿Y el centro de la ciudad?

El objetivo final de la tercera avenida, por ejemplo, es que quitemos un carril y ampliemos por ambos lados las aceras, pero no para que se pongan más vendedores, sino porque estamos ampliando el concepto del parque central, la segunda calle peatonal, la extensión de la cuarta avenida peatonal y la tercera avenida frente a la catedral también peatonal. Estamos haciendo estudios no solo porque se me ocurrió, sino porque es planificado. Al final, la gente entiende el concepto, y un ejemplo es la plaza Banderas; nadie ha intentado apostarse ahí porque no es para eso. Vamos a tener más espacios, pero de una manera ordenada.

¿Vienen más macrodistritos de salud para SPS?

Ya se está construyendo el de Cofradía y espero que esté finalizado entre agosto y septiembre de 2020. Siempre en las edificaciones es un poco más complicado, especialmente las de salud. Recibiremos la primera donación de la iglesia de los mormones para el macrodistrito de Las Palmas, donde funcionará la primera etapa de radiología y de ultrasonidos de alta calidad para las mujeres embarazadas. Son aspectos técnicos más profundos y donaciones que no son de 50 centavos.

¿Se construirán más?

Ya comenzamos a generar las directrices para el macrodistrito de Chamelecón. Se tiene un bosquejo y se construirá donde fue Promuca. Se instalará el nuevo mercado y el macrodistrito en ese lugar, y para ello se tiene que hacer una línea de diseño importante porque se usarían áreas comunes, como los estacionamientos, por ello se está diseñando el concepto global porque la maqueta es una cosa y la realidad otra. Ese será el cuarto macrodistrito en esta administración y, si no se termina, quedará en proceso de licitación o diseñado.

¿Cómo va la segunda etapa de la licitación de los semáforos en SPS?

Ya está y se atrasó porque estamos previendo las nuevas obras y los reacomodos de la primera y segunda calle, donde se instalaron y después se quitaron. También se cambiarán los del Mario Rivas, pues allí se construirá un puente. Estamos revisando las nuevas obras para reacomodar y colocar semáforos.

La concesión del aeropuerto Villeda Morales está a punto de terminar, ¿qué sugieren?

Lo venimos trabajando hace dos años y es un tema profundo. Visitamos un operador de Holanda, pero ven el aeropuerto demasiado pequeño. Hemos estado hablando con varios empresarios para que lo opere la empresa privada con la ciudad. A mí no me interesa quién lo opere o quién tenga la concesión, pero sí le puedo decir que el aeropuerto es una vergüenza para la ciudad porque no hay ninguna facilidad para atender a los empresarios que nos visiten, y da vergüenza ese lugar. Estamos tratando de construir algo y no es fácil, pero ya hay varios empresarios interesados. Estamos claros de que si sigue la misma concesión no hay ni la mínima esperanza porque para el plan de inversión que tienen perfectamente la ciudad puede encargarse, y eso es algo que hemos venido estudiando; pero hay que construirlo.