Más noticias

Con ingresos de alquiler pagan a trabajadores de Ferrocarril Nacional

El BCIE pretende invertir más 100 millones de dólares en modernizarlo.

Plantel del Ferrocarril en el barrio Lempira de San Pedro Sula.
Plantel del Ferrocarril en el barrio Lempira de San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Honduras.

Tres locomotoras funcionales, otras cinco destruidas y unos pocos vagones dispersos a lo largos de dos cuadras de vías férreas es lo queda del otrora Ferrocarril Nacional de Honduras (FCN) en San Pedro Sula.

En la mente de don Israel Fúnez todavía están presentes los momentos de bonanza que vivió el FCN en la costa norte.

Don Israel, con más de 40 años de laborar en el Ferrocarril, recuerda cómo cientos de vagones transportaban todo tipo de materias primas para Puerto Cortés, listas para ser exportadas a países de América y Europa; pero ahora, así como él, otros 24 empleados pasan suministrándoles mantenimiento a las máquinas o simplemente pasan contando anécdotas hasta que llega la hora de salir.

Los empleados del FCN indicaron que a pesar que las máquinas no son rentables, la institución subsiste arrendando espacios en el derecho de vía y también alquilando a pequeños comerciantes parte del edificio de la primera calle.

Fúnez considera que la propuesta del Banco Centroamericano de Integración Económico (BCIE) de invertir 100 millones de dólares en la modernización del ferrocarril y convertirlo en un medio de transporte para la región centroamericana sería espectacular.

Este mecánico considera que ese proyecto requiere de mucha voluntad política porque hay intereses del transporte en mantener al ferrocarril en esas condiciones porque representa una amenaza para sus negocios debido a que el transporte en ferrocarril es más barato.

Mario Claros, un sampedrano que disfrutó de viajar en tren hace muchos años, recordó cómo todos los domingos cientos de veraneantes abarrotaban la terminal en la primera calle para ir a las playas de Puerto Cortés.

“Esos eran tiempos hermosos, en donde todavía las autoridades gubernamentales le tenían amor al Ferrocarril”, puntualizó.