05/07/2022
07:17 AM

Más noticias

La canasta básica cuesta más de L8,000 al mes

Monitoreo del Cohep señala que la canasta básica de alimentos, sin otros productos como de aseo o personales, cuesta L6,999.13; para Adecabah vale 11,000 lempiras.

SAN PEDRO SULA

La canasta básica de 30 alimentos, que cuesta 6,999.13 lempiras, según el más reciente boletín mensual que elabora el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), dista mucho de la provisión que cada semana, quincena o mes llevan los hondureños a sus hogares.

Comer le cuesta, como popularmente se dice, “un ojo de la cara” a los ciudadanos, y nadie sabe mejor de la economía del hogar y de cómo los precios están por las nubes que las amas de casa.

LA PRENSA Premium consultó a mujeres que forman parte de un grupo cerrado de Mamás en Facebook cuál es el verdadero costo de la canasta básica de alimentos (CBA) ya en la realidad.

Lo primero que estas jefas de casa señalan es que ningún hogar, por muy humilde que sea, compra únicamente productos alimenticios en su canasta básica, por lo que desde ahí los casi L7,000 del costo mensual de la CBA que monitorea el Cohep se quedan cortos.

10,260.75

es el salario mínimo más bajo en Honduras. De acuerdo con el número de empleados, el que mejor gana con base en dicho monto devenga L13,966.55.

“Nosotros al mes gastamos aproximadamente 6,000 para dos adultos y un niño”, dice la mamá de uno.“Todo está caro. Hoy me tocó hacer compras y al suave se fueron L3,000, eso sí, sin comprar carnes”, dice la segunda.

“En mi casa somos tres adultos y dos niños y gastamos entre 5,000 y 6,000 al mes. Muchas veces a media quincena nos toca comprar en pulpería una que otra cosa que se acaba. Se trabaja solo para medio comer y pagar servicios públicos”, afirma la madre tres.

Una cuarta mujer añade: “Siete mil mensual aproximadamente. Con algo entre semana L 8,000, y eso que es un aproximado”.Mientras que una quinta dama dice: “De 6,000 a 7,000 sin incluir verduras”. Otras estiman sus costos: “Quincenal 3,000. Dos adultos y un niño sin contar pañales desechables y leche”.

“Ocho mil al mes, dos adultos y dos niñas. Es difícil, pero sobrevivimos”. “Siete mil mensual, sin incluir nada de aseo ni papel de baño, ni compras en pulpería”.

En total, unas 15 mujeres expresaron montos similares que evidencian que en la vida real llevar alimento a la mesa se vuelve más complicado, ya que en promedio la provisión sale a más de 8,000, aunque varía en cada hogar.

En vista de lo carísimo que está comer hoy en día, muchas amas de casa deciden armar su provisión comprando en varios sitios para lograr ahorrarse unos lempiras.

Johny Quiroz tiene una surtida abarrotería en el interior del mercado El Rápido. Mientras atiende a un cliente y a otro, cuenta que hoy un producto tiene un precio y es probable que para el lunes ya tenga otro.

Añade que nadie ha logrado controlar precios y que todo está cada vez más caro, tanto para el consumidor final como para él, que adquiere sus productos de distintos proveedores.

“Han subido de precio los cereales, las harinas, las pastas. La persona que más surtida lleva una provisión a la semana debe invertir como mínimo L3,000; pero la gente compra lo que le ajusta”, afirma el comerciante.

Efecto

La inflación mundial, la guerra entre Rusia y Ucrania y la destrucción de plantas de trigo impactan en la economía global.

Medidas de ahorro

Los incrementos en productos esenciales como la leche fluida, la libra de carne de pollo, la libra de frijoles rojos y la manteca vegetal han elevado el precio de la CBA oficial.

De acuerdo con los datos del Cohep, en enero pasado la canasta alimenticia costaba 6,710.56 y, al último corte, realizado en mayo, el precio lleva a L6,999.13. El aumento es de L288.57.

En comparación con el mismo período del año pasado, la provisión costaba L6,420.45; es decir, L290.11 menos. Muchos factores inciden en esta escalada de precios: la guerra entre Rusia y Ucrania, que encarece productos como el trigo y los combustibles, y la terrible inflación en Estados Unidos.

Mario Castejón, director de Protección al Consumidor, señala que los precios, al no haber emergencias que los congelen y estandaricen, se siguen rigiendo por la oferta y demanda.

“Hay suficiente inventario de los 30 productos de canasta básica alimentaria. El problema que se da es que hay muchos intermediarios y mucha especulación, y por eso es que se ven precios distintos en los mercados”.Sin embargo, él señala que la decisión de dónde comprar estos productos es al final la clave para ahorrarse varios lempiras en la adquisición de los productos esenciales del hogar.

“Si usted va a las ferias del agricultor, le compra directamente a un productor. Se ahorra hasta cuatro lempiras por producto cuando no compra en sitios donde hay intermediarios”.

Para Castejón, es necesario implementar medidas de ahorro en el hogar e implementar nuevos hábitos de consumo.

“Hay que evitar el desperdicio de alimentos, a consumir más de lo que necesitamos. Si antes nos comíamos 10 tortillas, bájele a unas cinco. Hay que hacer cambios en la cultura de alimentación”.

La canasta

El presidente de la Asociación para la Defensa de la Canasta Básica de Honduras (Adecabah), Adalid Irías, dice que desde la realidad de los mercados una canasta básica alimenticia cuesta 11,000 lempiras.

“El Cohep hace sus cálculos con la base nutricional, calculando calorías por tipo de alimento, luego promedian eso y estiman costo. Nosotros tenemos la visión desde el costo de vida real que dictan los mercados. Nosotros no medimos proteínas o calorías, al pobre no le interesa eso. El pobre come lo que agarra y lo que puede comprar”.

“Nuestra canasta básica alimenticia tiene casi 80 productos. Si solo le pone 30, claro que va a costar casi L7,000”, expone. Para Irías, la gente ni siquiera llega a comprar la canasta real, pues compra para lo que le ajusta porque el salario mínimo no alcanza, considerando que el monto más bajo que gana un obrero ronda los L6,000.

“Para el Cohep, la canasta básica de L7,000 dividida entre 30 días sale a L233.33 por día. Si divido eso entre cinco personas (promedio por hogar), cada uno tiene para comer L46; entre tres tiempos cada plato le sale a L15 cada uno por persona”. Esta cifra genera polémica, pero es un cálculo verificable real.

La canasta básica cuesta más de L8,000 al mes