La zona sur de Honduras pierde 600 manzanas de cultivos al año

Las tormentas Eta y Iota arrasaron con unas 4,900 manzanas de cultivos en el sur.

Las quemas y la deforestación aumentan los efectos del cambio climático.
Las quemas y la deforestación aumentan los efectos del cambio climático.

Choluteca, Honduras.

El calentamiento global ha provocado en los últimos años que las temperaturas aumenten cada vez más y los climas cambien. Honduras que es uno de los países de la región mayor afectados por el cambio climático, en la última década ha registrado un incremento en las temperaturas con lluvias menos frecuentes, pero de mayor intensidad. Una de las zonas que vive el mayor impacto del calentamiento global es la zona sur, en los departamentos de Choluteca y Valle.

En Choluteca el cambio climático provoca que cuando hay mucha lluvia la región sufra inundaciones por las crecidas del río y no se aproveche toda el agua; mientras que en el verano se carece del líquido lo que afecta a miles de poblares principalmente a productores agrícolas y ganaderos.

LEA: Precios de 15 productos han subido por impacto de huracanes

La producción de maíz, frijol, sorgo, ocra, melón, sandía y caña de azúcar ha disminuido un 30% en los últimos tres años, según productores de la zona sur.

dz-zonasur-170521 (12)(800x600)
En los últimos tres años, los productores de la zona sur han reducido la producción de sus cultivos en un 30%.

La sequía es el mayor obstáculo que enfrentan los agricultores. “Aquí prácticamente tenemos ocho meses de sequía y cuatro meses de invierno; es una sequía prolongada, por lo que muchos productores aprovechan solo esos cuatro meses de lluvias para sembrar porque la mayoría no tiene fuentes de agua o un sistema de riego establecido en sus parcelas, lo que hace que la cosecha sea poca”, expresó Mauricio Argeñal, coordinador de la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (Dicta) de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) para la zona sur.

dz-zonasur-170521 (4)(800x600)
La ocra, melón, sandía, maíz, frijol, entre otros son los más afectados por los efectos del cambio climático.

En la última década, alrededor de unas seis mil manzanas de tierra con cultivos (unos 41.83 kilómetros cuadrados) son destruidas ya sea por la sequías en la zona o las inundaciones que causan las lluvias. “En otros años ha habido pérdidas, pero en menor escala, hablamos de unas 600 manzanas de cultivos cada año por las consecuencias del cambio climático”, indicó Argeñal.

No obstante, el efecto fue mayor el año pasado, con las fuertes lluvias provocadas por las tormentas Eta y Iota, más de 3,700 manzanas de tierra que eran usadas para la siembra se perdieron en Choluteca y unas 1,200 en Valle, según datos de la SAG.

Falta de agua

Uno de los grandes problemas para evitar que los productores pierdan cada año sus cosechas es la falta de tecnificación, como proyectos de cosechadoras de agua y sistemas de riego.

En el sur hay aproximadamente 14,000 productores, entre independientes y asociaciones, de los cuales a penas el 20% posee esos sistemas. “El resto solo siembra en temporadas de invierno, solo tienen cuatro meses para sembrar, si no aprovecharon la época de lluvia no tendrán granos, ya que la mayoría de ellos cultivan para su subsistencia”, apuntó el coordinador de Dicta en Choluteca.

Vernon Perez, productor de ocra en el municipio del Triunfo, Choluteca, construyó un pequeño reservorio de agua en el río Guasaule para asegurar sus cultivos durante la sequía.

dz-zonasur-170521 (10)(800x600)
Productores piden ayuda


A través de la retención de agua ha logrado cultivar con éxito la ocra, que exporta a Estados Unidos y Europa. “Hay que replicar este tipo de proyectos para apoyar a los productores en esta zona que carece bastante de agua”, dijo. Debido a la escasez de agua, Perez tuvo que reubicar sus cultivos en otra zona.

Los efectos climáticos y la falta de apoyo técnico han hecho que varios productores independientes dejen sus tierras y migren a otros países para buscar nuevas oportunidades, otros deciden alquilar sus parcelas a productores que tienen los recursos económicos para sembrar. “Antes había más de 600 productores de ocra, pero con la sequía de 2019 muchos dejaron de cultivar”, comentó el productor.

Norman Urbina, gerente de producción de la empresa Agroindustrias Distex, exportadora de melón, sandía y otros productos a Europa y Estados Unidos, manifestó que el cambio climático causó que la producción de melón bajara un 50% el año pasado y no sembraran sandía, pues las lluvias de noviembre los obligaron a preparar la tierra 40 días después de lo que normalmente lo hacen. “De 640 contenedores que exportamos de melón, este año solo pudimos enviar 320”, explicó Urbina.

dz-zonasur-170521 (6)(800x600)
Productores piden ayuda

Otra de los dificultades que enfrentan los agricultores es el poco acceso al crédito e incentivos por parte del Gobierno. Comentaron que los requisitos para acceder a los préstamos y mejorar sus cultivos son cada vez más difíciles de cumplir, pues con la falta de agua sus cosechas son menores; muchos perdieron hasta sus hogares. “Deben darnos más facilidades para acceder a los préstamos que ofrece el Gobierno, con eso mejoraríamos la forma en cómo se siembra”, expresó uno de los productores.

Pronóstico

Los productores de granos ya comenzaron con la preparación de las tierras para la siembra de primera y esperan que el clima este año sea favorable para sus cultivos, y así recuperar algo de lo que perdieron el año pasado.

Conforme a los pronósticos, para este año las condiciones climáticas serán aptas para la siembra. “Afortunadamente para este año esperamos condiciones normales de clima que puedan favorecer la producción de granos básicos en el ciclo de primera”, indicó Enid Cuéllar, directora del Servicio de Información Agroalimentario (Infoagro) de la SAG.

Claves del cambio climático
1. Degradación de suelo
Las principales razones de la degradación del suelo son la erosión superficial por deforestación, los incendios, las prácticas inadecuadas de cultivo. Se estima que en 2009 cerca del 40% de las tierras se encontraban degradadas y con menor capacidad para retención de agua.
2. Limitada asistencia
Impide que pequeños agricultores accedan a financiamiento, a información climática y a comprar equipo. La Evaluación de Seguridad Alimentaria en 2015 señala que en el corredor seco un 1.4% de las ayudas se relacionaron con asistencia técnica.
3. Sistema de riego
El Informe GEO 2014 estima que las tierras con potencial
de riego son unas 400,000 hectáreas; sin embargo, solo 123,000 están siendo irrigadas. Los pequeños, medianos y microempresarios agrícolas apenas disponen de alrededor de 10,000 hectáreas de riego.

Durante mayo se pronostican lluvias superiores a los 250 milímetros en el corredor seco. La SAG sugiere a los productores de la zona sur hacer sistemas de drenaje, zanjas y canales para evitar posibles inundaciones y encharcamientos dentro de los cultivos durante la temporada lluviosa para evitar más pérdidas.

La SAG con apoyo de otras instituciones desarrolla el proyecto Honduras se Levanta, en el cual se pretende apoyar a 300 productores de Choluteca con sistemas de riego y asistencia técnica, con el objetivo de mejorar y asegurar sus cosechas durante la sequía.

La Prensa