Cuidado con los “Sugar Daddy”

Son hombres maduros con solvencia económica que les gusta seducir jovencitas, pero sin llegar nunca al matrimonio con ellas

“El hombre está saliendo con una mujer que es generalmente más joven y más pobre y tiene menos poder', dice la sicóloga Sara Reyes.
“El hombre está saliendo con una mujer que es generalmente más joven y más pobre y tiene menos poder', dice la sicóloga Sara Reyes.

Ser joven, de buen cuerpo y rostro hermoso convierte a muchas jovencitas en objeto de deseo de hombres de mediana edad que no dudan en pretenderlas. Las llenan no solo de halagos, también las invitan a comer a lujosos restaurantes, no escatiman en gastos para comprarles finos regalos y las invitan a fascinantes viajes al extranjero, invierten todo lo que sea necesario para deslumbrarlas.

Antes se les conocía como “viejos rabo verde”, hoy tienen un nombre más moderno, ‘sugar daddy’, y a ellas se les conoce como ‘sugar baby’.

En su mayoría se trata de hombres divorciados o viudos, con solvencia económica claro. Hay sus excepciones, por supuesto, hay casados ‘sugar daddy’.

Como explica la sicóloga Sara Reyes, su edad es de entre los “51 años o más, ganan $60,000 - $ 100,000 anualmente y proveen para su ‘novia’, como si ella fuera su esposa”.

A ellas no les importa que sean vistas socialmente desde ilusas hasta cazafortunas.

El perfil de la chica que suele atraer al ‘sugar daddy’, explica la sicóloga, usualmente es una “estudiante o madre soltera que en lugar de trabajar un medio tiempo, donde puede aprender hábitos profesionales o habilidades que la podrían conducir a una carrera, prefiere aprender a intercambiar sus encantos por dinero en efectivo. Dado que el dinero está explícitamente involucrado, los hombres probablemente esperan sexo y sienten que lo merecen”, opina Reyes.

Amiga, si estás siendo pretendida o estás pensando en iniciar una relación con un ‘sugar daddy’, no ignores estas advertencias y condiciones. “Puedo decir esto: no es una relación de igualdad”, dice Sara Reyes.

“El hombre está saliendo con una mujer que es generalmente más joven y más pobre y tiene menos poder. La mujer está saliendo con un hombre que es generalmente más viejo y más rico y tiene más poder. Ambos pueden obtener lo que quieren, pero si estás buscando una relación de igualdad, estás buscando en el lugar equivocado”.

Si son chicas decentes que no desean ser el objeto sexual de nadie sino la esposa con todas las leyes, “personalmente les aconsejo que se mantengan alejadas de una situación en la que los hombres pagan a las mujeres para satisfacer explícitamente sus necesidades físicas, emocionales o de otro tipo, una escena en la que las mujeres son más valoradas por su juventud y atractivo, pero, por supuesto, hay excepciones”.

Tristemente, son más los ejemplos de muchachas abandonadas por su ‘sugar daddy’: Ya sea porque se aburren de ellas o porque van detrás de otra mujer más joven y bella, mientras que su corazón, al igual que su reputación, quedan irremediablemente destrozados.

La Prensa