15/08/2022
01:39 AM

Más noticias

Repica y dobla

    Cuando repica dobla y cuando dobla rebosa de satisfacción como el repiqueteo festivo. Así podemos catalogar o calificar las palabras del cuestionado presidente del Poder Legislativo, quien ha alentado, seguido completadas las reformas a la Ley de la Junta Nominadora para integrar la nueva Corte Suprema de Justicia. Ahora resulta que el Congreso se entretiene en discutir lo ilegal y lo inconstitucional y votar con complacencia el sí que fue hasta aplaudido por el círculo oficial.

    La sorpresa ha llegado al conocerse el documento no presentado físicamente sino virtual de manera que no hay oportunidad inmediata para los cuestionamientos y espacio a respuestas sensatas si es que las hay. “La verdad sobre la elección de la Corte Suprema de Justicia”, es el doblar y repicar del titular del Congreso Nacional que es pantalla de todo lo que hay detrás desde el inicio de la legislatura, entre lo que resalta últimamente la campaña descalificadora contra los nominadores aún antes de ser integrados.

    La “facultad o atribución de elegir constitucionalmente a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia no debe ser sometida, encomendada o confiada a otras personas, órgano e institución u otro poder que no sea el Congreso Nacional...”. No ha escuchado el titular del Legislativo aquello de la democracia representativa y la democracia participativa. Quedó congelado en las urnas. Del período en el poder está todo dicho en el último domingo de noviembre, según él.

    Claro que la democracia no solo es la jornada de votación, sino el cuerpo jurídico en todos sus niveles que señala la ruta del comportamiento legal en los poderes, organismos e instituciones del Estado. Uno de esos principios en sociedades respuesta de la ley y del derecho de los ciudadanos es la división de poderes de manera que haya contrapesos para enfrentar los abusos de poder. Han fallado los contrapesos porque ha sido cosmética la división de los poderes que es el camino de la actual administración.

    La junta nominadora es el filtro para facilitar y enfocar con menos errores las ambiciones de políticos. El organismo no elige ni impone, pero, como quien no quiere y con disimulo tratan de debilitar la participación y contribución ciudadana en el imperio de la ley y la libertad. Aún para quienes son neófitos en derecho saben que lo que se halla en la Constitución no se convierte en inconstitucional por insomnios de alguien. Para cualquier reclamo por absurdo que pueda ser o parecer, hay instancias en el Poder Judicial para interpretar y dar el fallo apegado a la ley.

    Ayer repicaba hasta con fecha para integrar la Junta Nominadora, hoy dobla al pregonar y escudarse en la red que el organismo es inconstitucional.