17/04/2024
09:35 AM

La explotación laboral infantil

  • 06 marzo 2023 /

    El periódico The New York Times ha recién publicado un extenso reportaje que detalla la contratación de miles de niños, niñas y adolescentes migrantes centroamericanos que han llegado solos a Estados Unidos, sin acompañamiento de familiares, por parte de empresas de ese país para laborar en empleos de alta peligrosidad, que han causado muertes y amputaciones por accidentes de trabajo.

    Adicionalmente son remunerados por sus empleadores en efectivo, para así no tener que pagar impuestos, pagándoles salarios inferiores a los mínimos establecidos por ley, en jornadas diurnas y nocturnas exentas de horas extras. En síntesis, se aprovechan de la indefensión y necesidades de los migrantes menores de edad, en condiciones similares a la servidumbre.

    Tal contratación de menores -en violación de leyes laborales federales vigentes desde hace más de un siglo- es facilitada por contratistas y traficantes de personas que se lucran al colocarlos como mano de obra en tales negocios y los proveen con documentación falsa para facilitar su inserción en el mercado laboral. Así, los y las infantes acumulan deudas con tales intermediarios, además de enviar remesas a sus familias en Guatemala, El Salvador y Honduras, sobreviviendo bajo una doble presión económica y psicológica. La pobreza generalizada imperante en nuestros países al igual que el desempleo y la violencia, que van creciendo aceleradamente, se combinan para garantizar que el éxodo de personas en búsqueda del “sueño americano” continuará imparable, pese a los riesgos inherentes en tales desplazamientos y las crecientes restricciones migratorias implementadas tanto por Washington como por las legislaturas estatales.

    En 1989 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Convención de los Derechos del Niño, considerando como tal a quienes tienen edad inferior a los 18 años, poseedores de los derechos a la supervivencia, protección, desarrollo y participación. Estados Unidos aún no la ha ratificado.

    Estados Unidos en la actualidad experimenta una aguda escasez de mano de obra, particularmente en actividades agrícolas, lo que provoca la búsqueda y contratación de migrantes documentados e indocumentados para satisfacer la demanda de mano de obra barata y desprotegida dispuesta a desempeñar actividades que no son atractivas ni aceptables para los ciudadanos estadounidenses, en razón de las bajas remuneraciones y lo extenuante de las mismas.

    Debido a esta coyuntura, la oferta y demanda se complementan recíprocamente.