30/06/2022
11:12 PM

Más noticias

IHSS a la vista

    El Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) vuelve a la palestra con promesa de mejoramiento en la atención a los derechohabientes y sus beneficiarios, lo cual requiere la eliminación de la corrupción, impunidad y apropiación de recursos en evidente perjuicio para la población que lo sostiene, trabajadores y empresarios, no el gobierno. La declaratoria de inconstitucionalidad de la Ley Marco de Protección Social crea numerosas preguntas, todas ellas por las nefastas acciones negativas recientes y la demasiada débil y tardía reacción de la Fiscalía.

    Es necesario no solo aislar plenamente el Seguro de las intromisiones partidistas, sino incrementar y asegurar una administración interna transparente y una operatividad en la que se halla ausente la evaluación del trabajo por secciones, algunas de las cuales acumulan rezago con grave daño para los pacientes. La oficina de personal, si es que existe, se dedica a mirar las marcas del reloj en las tarjetas, la labor diaria queda en mano de los laborantes y ya sabemos los resultados.

    Quizás ahora en que la mirada está puesta en un nuevo marco legal tengamos una institución plenamente a salvo de la política sectaria y de directivos que dicen salvaguardar y proteger el derecho de una mayoría aportadora mensual para su salud, su incapacidad, su jubilación y pensión. No es desconfiar, es simplemente apelar a la utopía de los derechohabientes tantas veces defraudada que necesitará Dios y ayuda para recobrar la confianza.

    Con el IHSS se libera de una gran carga al Estado en la atención a la población por lo que debiera ser cuidado como la “niña” de los ojos, ya que la cotización financia la salud y otros derechos, lo que no solo no es reconocido por los gobiernos, sino que se han aprovechado dejando la institución en la lipidia, al borde del abismo.

    Leyes hay muchas y, desgraciadamente a gusto del legislador de turno, por lo que el que sigue, con aires mesiánicos, también hace la suya. Así tenemos ya en proyecto, casi en camino a su aprobación la Ley de Administración de Fondos de Reserva Laboral y Previsión Social. Veremos hasta dónde llega el cabildeo interno, el debate, previa aprobación de artículos transitorios, y decisión en la Cámara.

    El deseo expresado por los progenitores cotizantes es que se proteja a los hijos menores de edad hasta los 18 años, no sea que comiencen a echar cálculos y no haya tanta “agua bendita”. En lo referente a la nueva ley es justificada en “no privatización y universal”, conceptos cuya profundidad y límites deben ser claramente definidos no sea aquello de que unos cotizan y otros son atendidos con la promesa de pago del Estado, cuyas deudas y morosidad en todos los campos llegan al límite.