12/08/2022
12:12 AM

Más noticias

Generar empleos

    Cuando ya se cumplieron los primeros cien días del gobierno de la presidenta Xiomara Castro, el problema del desempleo sigue esperando por una estrategia que nos ilumine para visualizar hacia dónde se enrumba el país en el tema económico, porque la falta de trabajo es una crisis que golpea a más de 3.3 millones de hondureños, más de la mitad de la población en edad de trabajar.

    Un tema sensible que, todos sabemos, se agudizó con la pandemia, aunque siempre ha estado acechándonos como parte de nuestros desafíos.

    Tanto la clase trabajadora como la empresa privada han hecho llamados a las autoridades reclamando un enfoque urgente para evitar que la falta de ocupaciones siga causando estragos en la sociedad, un problema que se ahonda en países con inestabilidad económica, ausencia de políticas públicas y por la falta de inversiones en aquellos segmentos que generan más empleos.

    “En Honduras las personas con problemas de empleo siguen siendo una tarea pendiente que se agudizó con la pandemia de la covid-19 y se profundiza en la medida que los hondureños envejecen”, señaló el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) al actualizar estas cifras de desocupación que son apremiantes de atender por todos los sectores.

    Del total de personas con problemas de empleo, que representan 34.8% de los 9.5 millones de hondureños y el 54.9% de la población en edad para trabajar, casi dos millones y medio están subempleadas, 491,991 desalentadas y potencialmente activas y 348,858 desocupadas.

    Esa cantidad de ciudadanos con dificultades de ingresos y tener siete de cada diez hondureños viviendo en pobreza, requiere de una pronta y eficaz respuesta social cuando hoy tenemos 11% más problemas de empleo comparado a 2019 antes de la pandemia, una crisis sanitaria que obligó a casi dos millones de hondureños a cruzar la línea de la pobreza.

    Y aunque buscar soluciones es deber de todos, el Gobierno debe promover estrategias públicas junto a sectores responsables, reclaman los empresarios que entregaron una Política Nacional de Empleo que esperan sea revisada. Al sector agro hay que reactivarlo desde ahora que ha empezado a llover, para que en la primera cosecha al menos garanticemos el 60% de la comida que requerimos para subsistir en el país.

    El sector privado insiste en reactivar “la mesa de empleo” para definir iniciativas que permitan recuperar los niveles de ocupación, promover la inversión a gran escala, alentar a las micro, pequeñas y medianas empresas y asegurar mejoras para todos los trabajadores. Enfrentar unidos esas dolorosas cifras del desempleo.