En 2007, Óscar Rafael Jananía Gómez estaba sentado en una banca de los pasillos de la carrera de Periodismo de la Unah-vs y alegremente comentaba que uno de sus objetivos, ahora que era el presidente de la Asociación de Estudiantes de Periodismo, era ser docente.

Jananía Gómez tenía una vocación de compartir conocimientos en el campo de la radio y la televisión, pues desde que era un escolar participaba en actos como locutor y presentador, y desde que entró al colegio ya llevaba programado estudiar periodismo.

Desde que llegó como estudiante demostró su vocación por estos dos medios de comunicación y en la clase de televisión II fue la mejor nota y debido a sus conocimientos nos servía de instructor.

Fue así que a finales de 2011, cuando fui elegido coordinador de la carrera de Periodismo, solicitamos a las autoridades competentes de la Unah-vs que necesitábamos contratar al licenciado Jananía como docente de las clases de Televisión I y II. Es así, que en 2012 forma parte del cuerpo de docentes y años después también imparte Radio I y II.

Demostrando sus competencias adecuadas de las exigencias de la educación del siglo XXI, además de sus excelentes relaciones humanas con los docentes, estudiantes y autoridades de este centro educativo.

Como docente y productor de radio, televisión y jefe de prensa regional del canal VTV, era una excelente garantía. Formó parte de varios comités durante una década presencial y sus últimos años virtual.

Y cuando se configuraba a ser reclasificado como profesor auxiliar a tiempo completo para ser elegido como coordinador de periodismo, el maligno virus del covid-19 le arrebató la vida y le truncó esos merecidos derechos al amigo y compañero Óscar Jananía en un país llamado Honduras.