19/04/2024
12:32 AM

New York

Graco Pérez

El 22 de febrero de 2024, el módulo Odysseus (Odiseo), también llamado Nova-C, completó su alunizaje de forma autónoma cerca del cráter Malapert A, a unos 300 kilómetros del polo sur lunar.

Es el primer módulo privado que alcanza la superficie lunar y marca el regreso de Estados Unidos al satélite desde su última misión, el Apolo 17 en 1972. El módulo Odiseo transporta cargas científicas y comerciales.

“Bienvenidos a la Luna”, fueron las palabras del director ejecutivo de Intuitive Machines, Steve Altemus, tras el alunizaje del módulo Odysseus. “Houston, Odysseus ha encontrado su nuevo hogar”, respondió Tim Crain, director de tecnología.

La nave de 4.3 metros de altura, 1.57 metros de diámetro y 1,488 libras de peso, despegó en un cohete Falcon 9 de la firma Space X la madrugada del 15 de febrero desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, para un viaje de casi 7 días.

El área donde el módulo alunizó es una de las 13 regiones candidatas para el alunizaje de la misión tripulada Artemis III de la Nasa, prevista para septiembre de 2026. La Nasa pagó US$ 118 millones a Intuitive Machines para llevar a cabo la operación.

Durante el alunizaje, el instrumento que la empresa Intuitive Machines utilizaría para el descenso, no funcionó, y la compañía tuvo que usar uno de la Nasa. Finalmente, el módulo Odiseo se inclinó al tocar la superficie de la Luna.

Intuitive Machines esperaba recopilar datos durante 7 a 10 días terrestres, pero el modulo estaría próximo a quedarse sin batería al dificultarse, por la inclinación, la capacidad de carga solar, lo cual llevará a perder el contacto con la Tierra.

En la Tierra existe un país donde el contacto con la realidad se perdió mientras se desarrolla un juicio en New York.