26/02/2024
09:31 PM

Antes y después de las PAE

  • 14 abril 2023 /

En marzo de 2023, la presidenta Xiomara Castro anunció el acuerdo ejecutivo para el libre uso y comercialización de la PAE en todo nuestro país. Por su parte, Jinna Rosales, coordinadora del Ge-PAE, explicó que este hecho es una victoria enorme del movimiento feminista. El ministro de Salud, José Manuel Matheu, dijo, por su parte, “vamos a usar la píldora del día después para la que es víctima de una violación. Para el que tenga un sexo irresponsable debe hacerse responsable del sexo”.

Se informó que la pastilla será gratuita en los centros de salud y también se conseguirá sin receta en las farmacias, como cualquier otro anticonceptivo.

Esta afirmación la podemos partir en dos: la primera, la víctima de la violación, y la segunda, las mujeres que deciden tener sexo y no usan protección.

Caso mujeres que deciden tener sexo sin protección. LA PRENSA hizo un recorrido y encontró que venden la PAE sin ningún control. El precio es de entre 150 y 250 lempiras (LP 07/02/23).

El paquete de tres condones cuesta 110 lempiras, sin ser genios matemáticos podemos concluir que es más económico comprar los condones, que al mismo tiempo es un anticonceptivo y protector contra las enfermedades de transmisión sexual.

Caso mujeres violadas. La propuesta de que las mujeres violadas puedan hacer uso de la PAE es criticada por otras organizaciones como por el Centro de Derechos de las Mujeres de Honduras (CDM), quienes lamentan que es una iniciativa “revictimizante”. “Esto obliga a las niñas o mujeres violadas a ir al hospital a que los sanitarios lo comprueben”, explica Argentina Rodríguez, comunicadora y vocera de CDM (Diario El País 09/03/23).

Las preguntas aquí son ¿dónde está el violador?, ¿tendrá justicia la víctima de la violación?

El principio de nuestras leyes es que eres inocente hasta que se compruebe lo contrario, y sin análisis clínicos apropiados ¿cómo se comprobará la violación?

Considero que el delito de la violación debería ser uno de los más fuertemente castigados por nuestras leyes.