A nueve meses de estar como alcalde de San Pedro Sula, Roberto Contreras ya empezó con giras “turísticas municipales” acompañado de su esposa Zoila Santos, tres profesores y un funcionario estatal.

Su destino del viaje, Alemania y Holanda, para visitar a su homólogo, el alcalde de Diusburg, Soren Link, y buscar convenios con el instituto técnico Robert Bosch con los centros técnicos sampedranos: el Primero de Mayo y el Centro Técnico Hondureño Alemán, para realizar intercambios de profesores y estudiantes.

Y la gira europea continúa con la visita a Holanda acompañado por el gerente de la Empresa Nacional Portuaria, Carlos Bueso, con quien cotizarán una draga gigantesca valorada en 7 millones de dólares para dragar los ríos de la zona norte y evitar inundaciones. Justificable este viaje al Viejo Mundo, de acuerdo como lo explica el alcalde sampedrano Contreras. Pero la pregunta del pueblo sampedrano, ¿en estos casos de tratarse de una superpotencia económica mundial, como es Alemania, por qué no buscó que les dieran una invitación económica diplomática para este viaje? La otra duda contenciosa es cuando afirma que los tres técnicos del CTHA viajan con sus propios gastos, pero los profesores en Honduras ganan tan poco que no hacen este tipo de viajes ni cuando reciben el pago de diciembre junto con el décimo tercer mes.

Señor alcalde y gerente de la ENP, estas cotizaciones de ese equipo de la mencionada draga se deben realizar a través de licitaciones del Gobierno central y con la tecnología de las comunicaciones todos estos trámites se hacen por medio del internet, así como señala el alcalde que por medio de la plataforma Zoom va a dirigir a la municipalidad. Ojalá no sea un comienzo de giras de otro funcionario viajero en un país llamado Honduras.