Más noticias

La ignorancia con respecto a Latinoamérica

Sabina Covo

No deja de sorprenderme la ignorancia de algunos políticos estadounidenses cuando se trata de Latinoamérica. De nada sirven los estudios en las universidades de alto rango del país si parece que vivieran en burbujas imaginarias y si ni siquiera, porque estamos en el mismo continente, se dan por enterados de la realidad de nuestros países hispanos. O si se dan, entonces opinan de manera desinformada.

Y no es algo nuevo, para muestra un botón. El candidato presidencial demócrata Bernie Sanders, en el debate demócrata de esta semana habló en un video de cómo la izquierda en Cuba, o en Nicaragua, estaba en lo correcto. Al menos dijo, en algún momento, que la dictadura cubana era un Gobierno autoritario. Sería el colmo si no lo dice.

Me recuerda mucho al ala más de izquierda del Partido Demócrata cuando lideraba Nancy Pelosi la Cámara de Representantes, que no tenía en cuenta los grandes cambios que hubo bajo el Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe al momento de liberar para el Tratado de Libre Comercio con Colombia, teniendo en cuenta una realidad que sí existía, y hoy existe a menor escala, que era el asesinato a sindicalistas, pero bloqueando esfuerzos de colaboración entre ambos países por desinformación con respecto al tema.

Hay una gran diferencia entre la izquierda cuando se convierte en una quimera comunista y socialista abusiva como pasó en algunos sectores de Latinoamérica (Venezuela, Cuba, Centroamérica, las Farc o el ELN) y ser demócrata en un país libre como EUA, en el cual la ideología difiere, pero siempre persevera el capitalismo y la libertad, además de una clara división en los poderes. No puede el demócrata de aquí creer que es de izquierda en Latinoamérica ni viceversa. Es completamente distinto. Sí hay izquierdas ya establecidas, el caso de Chile, o hasta el mismo Perú, que en su momento parecieron funcionar en la historia reciente.

Entonces tenemos políticos estadounidenses de ambos partidos, con un desconocimiento de lo que en realidad es Latinoamerica, sin darse cuenta en el gran aliado comercial que se han convertido países como Chile, Brasil y la misma Colombia o Perú, sin importar de qué ideología sea el mandatario que está en el poder. Y teniendo en cuenta el grave riesgo que se corre de que la desafortunada plaga inventada por los Castro y seguida por Chávez se expanda en la región, sobre todo para el bolsillo de EUA. Y de paso para el consumo de droga que viene subiendo desde Bolivia y atraviesa Latinoamérica con la rapidez de un rayo.

El embajador de Colombia en Washington estuvo en Miami esta semana y dijo que EUA estaba de acuerdo con un proceso de paz en Colombia (que se lleva a cabo en La Habana, Cuba) y que el pueblo colombiano anhela pero a veces también teme por la posibilidad de que exguerrilleros hagan política. Dijo que tanto demócratas como republicanos apoyan el proceso de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc.

Si es cierto sería un acierto de los políticos estadounidenses, en materia de política internacional hacia Latinoamérica, porque francamente he creído a través de los años que son contando con los dedos de las manos los congresistas norteamericanos que en realidad conocen el proceso.

En el caso de la contienda para presidente de EUA que se realiza en la actualidad, no sé qué tan preparados están en política latinoamericana nuestros candidatos. Es más, algunos de ellos -les aseguro- ni conocen bien el mapa de Suramérica. Le pregunté a dos precandidatos republicanos en dos oportunidades por esa región. Uno no pudo responderme, el otro me cambió el tema.

*Periodista radicada en Miami, especialista en temas hispanos y de EUA @SabinaCovo