California, Estados Unidos.

Facebook anunció este lunes más de 9.000 millones de dólares en ganancias trimestrales, horas después de que un colectivo de medios estadounidenses publicó una avalancha de informes devastadores que argumentan que la compañía prioriza su crecimiento sobre la seguridad de las personas.

El gigante de las redes sociales enfrenta una tormenta de críticas desde que su exempleada Frances Haugen filtró estudios internos que muestran que la empresa conocía el daño potencial que provocaban sus sitios web, lo que llevó a legisladores estadounidenses a renovar la presión para su regulación.

Facebook publicó resultados que muestran que sus ganancias en el recién finalizado tercer trimestre crecieron a más de 9.000 millones de dólares, un aumento del 17%, y su rango de usuarios aumentó a 2.910 millones.

Los informes que se conocieron más temprano el lunes culpan al jefe de Facebook, Mark Zuckerberg, de que la plataforma se doblega a los censuradores estatales en Vietnam, permite que el discurso de odio aumente a nivel internacional debido a deficiencias lingüísticas y sabe que su algoritmo alimenta la polarización tóxica en línea.

“Estos documentos condenatorios subrayan que los líderes de Facebook ignoraron crónicamente las alarmas internas graves, eligiendo anteponer las ganancias a las personas”, señaló en un comunicado el senador estadounidense Richard Blumenthal, crítico de las grandes compañías tecnológicas.

Organizaciones periodísticas como los diarios The New York Times, The Washington Post y Wired se encuentran entre los que han recibido acceso al conjunto de documentos internos de Facebook que Haugen filtró originalmente a las autoridades estadounidenses y que fueron la base de una serie de mordaces artículos del periódico The Wall Street Journal.

Facebook se ha referido a esos informes como publicaciones selectivas de algunos de sus muchos estudios internos, y destinados a proyectar la red social bajo una luz oscura e inexacta.

Tras bambalinas

Haugen, que declaró ante los legisladores británicos el lunes, ha dicho en repetidas ocasiones que la empresa antepone su continuo crecimiento y, por tanto, los beneficios, al bienestar y la seguridad de los usuarios.

“Facebook no ha estado dispuesto a aceptar que se sacrifiquen incluso pequeñas cantidades de ganancias por la seguridad, y eso no es aceptable”, denunció ante los legisladores, y agregó que el contenido que enoja o impulsado por el odio “es la forma más fácil de hacer crecer” la plataforma de redes sociales.

Facebook ya se ha visto afectado por grandes crisis, pero las revelaciones sobre lo que sucede tras bambalinas de la compañía ha alimentado un frenesí de informes mordaces y un renovado impulso de los legisladores estadounidenses para tomar medidas en la regulación de las redes sociales.

El artículo de The Washington Post publicado el lunes afirmaba que Zuckerberg había firmado personalmente una iniciativa del gobierno autoritario de Vietnam para limitar la difusión de las llamadas publicaciones “antiestatales”.

Una publicación de Politico calificó los documentos como un “tesoro para la lucha antimonopolio de Washington” contra la plataforma, revelando charlas internas de los empleados sobre el dominio global de Facebook.

Los críticos de Facebook se abalanzaron la semana pasada sobre un informe según el cual la red social planea cambiar de nombre, argumentando que podría estar buscando distraer de los recientes escándalos y controversias.

La publicación del sitio web The Verge, que Facebook se negó a confirmar, decía que la compañía pretendía mostrar su ambición de ser algo más que un sitio de redes sociales.

“Los usuarios adolescentes de la aplicación de Facebook en Estados Unidos habían disminuido en un 13% desde 2019 y se proyectaba que caerían un 45% en los próximos dos años, lo que provocó una disminución general en los usuarios diarios en el mercado publicitario más lucrativo de la compañía”, recoge la historia, citando una investigación interna de la empresa.

Vea: Autopsia de Brian Laundrie mantiene el misterio sobre su muerte

Pese a las numerosas controversias que ha enfrentado Facebook, las autoridades de Estados Unidos no han creado una legislación nueva y sustancial para regular las redes sociales.

La compañía se ha recuperado de otros escándalos como el de Cambridge Analytica, una consultora británica que utilizó los datos personales de millones de usuarios de Facebook para dirigir anuncios políticos.

En ese caso, Zuckerberg acudió a Washington para pedir disculpas y la empresa acordó con los reguladores estadounidenses un pago de 5.000 millones de dólares.